viernes, 25 de enero de 2013

Un millar de personas acuden en Jaén al sepelio de Rocío Wanninkhof

Más de 1.000 personas se dieron cita ayer en la iglesia parroquial de la Inmaculada Concepción de Arroyo del Ojanco (Jaén) para acompañar a la familia Wanninkhof en el entierro de Rocío, la joven que desapareció el pasado 9 de octubre en las cercanías de su casa en la Cala de Mijas (Málaga) y que fue hallada muerta 24 días más tarde en Marbella. El funeral se celebró en medio de una copiosa nevada que fue entendida por sus allegados como un símbolo de despedida de la joven, amante de la nieve.

El portavoz de la familia, Juan Cerrillo, fue el encargado de cerrar el acto religioso pasada la una de la tarde agradeciendo la colaboración que han recibido de vecinos, fuerzas de seguridad, medios de comunicación y amigos.Que los responsables de la muerte de Rocío Wanninkhof caigan en manos de la justicia. Este era el deseo más expresado ayer en Arroyo del Ojanco. Los vecinos se echaron a la calle para expresar su dolor en un día que amaneció gris y que descargó la intensa nevada justo en el momento en el que el ataud de Rocío salía por la puerta de la iglesia camino del cementerio.

Cerrillo pidió también que "esos desalmados" responsables de la muerte cumplan íntegramente las condenas. En declaraciones previas indicó que el juez que instruye el caso tiene desde el viernes el resultado de unas pruebas realizadas en Madrid y Sevilla a partir la tercera autopsia que se ha hecho al cuerpo de la joven. Añadió que hay pruebas suficientes para inculpar al autor o autores del asesinato.

Rocío Wanninkhof fue enterrada a los 43 días de su desaparición y coincidiendo con el sexto aniversario de la muerte de su abuela materna, junto a la que reposa a escasos metros en el mismo cementerio. El cementerio municipal se llenó de amigos de la joven procedentes de Ubeda, donde el curso pasado comenzó los estudios de magisterio. Ahora será su hermana Rosa la que estudie esa carrera en esta localidad una vez que la madre, Alicia Hornos, ha decidido establecer su residencia en Arroyo del Ojanco.

El oficio religioso contó con la presencia de cuatro sacerdotes. El obispo de Jaén, Santigado García Aracil, envió una carta a la familia en la que indicaba que sucesos como la muerte de Rocío "humillan a la sociedad".

Sobre el ataúd de la joven aparecía un oso de peluche rosa que la acompañó al cementerio. Su tumba quedó rodedada de docenas de coronas y ramos con claveles blancos y rosas rojas. En una cinta aparecía la frase "queremos justicia" resumiendo el sentir generalizado de los asistentes.

Malestar en Granada

Los familiares y amigos de Ana Dolores Heredia, la adolescente de 17 años asesinada supuestamente por su novio en Atarfe (Granada), mostraron ayer su malestar por la ausencia de las autoridades municipales en el entierro. Tras el funeral, el ataúd fue conducido hasta el Ayuntamiento y, tras forzar la puerta, introducido en el salón de plenos donde permaneció media hora. A la gran consternación que causó la muerte de la joven se unió la indignación por la presencia de la Guardia Civil a la que la familia Heredia reprochó la protección montada a la vivienda de Fernando Utrera, el hombre de 23 años detenido el sábado en Pinos Puente como presunto autor del asesinato de su antigua novia.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada