viernes, 25 de enero de 2013

RAFAEL MARCHANTE Misa y flores en memoria de la joven asesinada en Mijas

Con una misa, muchas flores y un poema, más de 1.000 personas recordaron ayer a Rocío Wanninkhof, la joven brutalmente asesinada en Mijas. El acto religioso, oficiado en el descampado donde aparecieron sus zapatillas, tuvo lugar al mes de su desaparición y el día en que habría cumplido 20 años. Su padre, Willem, exigió la detención del asesino "para que no vea más la luz". A la misa acudieron familiares, amigos, profesores y escolares del municipio malagueño. Mañana, el juzgado de Marbella se inhibirá en favor del de Fuengirola que inició las diligencias tras su desaparición.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada