sábado, 26 de enero de 2013

Interior reconoce que Interpol le advirtió en 1998 de que King "era peligroso para las mujeres"

La policía británica informó a la española en 1998, a través de Interpol, de que Tony Alexander King, asesino confeso de Rocío Wanninkhof y Sonia Carabantes, era "un individuo potencialmente peligroso para las mujeres", reconoció ayer el ministro del Interior, Ángel Acebes. La policía británica investigaba una agresión en el Reino Unido y quería saber si King estaba en España. La policía española le localizó en Mijas, donde llevaba una "vida normalizada". Acebes dijo que no se actuó contra él porque no se pidió su detención. Su expediente se archivó y nunca fue rescatado para investigar agresiones sexuales en la Costa del Sol. Fuentes de la Guardia Civil aseguraron ayer que nunca se les informó del expediente de King.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada