sábado, 26 de enero de 2013

Las diferencias y similitudes entre los casos de Coín y Mijas

Los asesinatos de Rocío Wanninkhof, de 19 años, y Sonia Carabantes, de 17, cometidos con cuatro años de diferencia presentan grandes similitudes pero también enormes diferencias, que van desde la relativamente distinta mecánica del crimen hasta la forma en la que finalmente se les dio muerte. Las principales diferencias y similitudes son éstas:

- Desaparición. Ambas fueron abordadas desde vehículos por el asesino relativamente cerca de sus casas. Pero en el caso de Rocío parece que pudo acercarse voluntariamente a un coche que se aproximó a ella, mientras que Sonia fue posiblemente atropellada ante la puerta de su casa y, ya gravemente herida, fue introducida en el coche y llevada lejos de allí. Los únicos signos de defensa han sido hallados en el cuerpo de Sonia.


 

 

- La muerte. La joven de Coín, tras recibir un fuerte golpe de un vehículo, fue golpeada brutalmente y posteriormente estrangulada con su propia camiseta. Fue semienterrada con piedras inmediatamente después de muerta. En cambió, Rocío Wanninkhof fue repetidamente acuchillada a en un descampados. Luego, por el estado en que apareció el cadáver, se cree que fue escondida durante un plazo indeterminado en un punto diferente al que fue hallado. Tenía la cara desfigurada.

- Las huellas. En el caso de Wanninkhof el hallazgo de pruebas concluyentes que apuntaran al asesino sin género de dudas no se produjo, entre otras cosas porque la recogida en el lugar del enterramiento no fue cuidadosa y la escena no fue cerrada inmediatamente para impedir que se contaminase. No ocurrió igual en el caso de Coín, ya que el perímetro fue cerrado con prontitud y se hallaron múltiples indicios que apuntaban a una sola persona, aunque entonces desconocida.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada