sábado, 26 de enero de 2013

King fue denunciado por la Guardia Civil por caza ilegal y falta de documentación

Una pareja de la Guardia Civil del puesto de Alhaurín el Grande (Málaga) que patrullaba por un camino rural en la madrugada del 24 de abril de 2002 se topó a la 1.15 horas con un individuo que llevaba una escopeta con un silenciador de fabricación casera, mira telescópica y una potente linterna acoplada con cinta adhesiva. La escopeta resultó ser de aire comprimido y su portador era Tony Alexander King, un desconocido para las fuerzas de seguridad españolas en ese momento, a pesar de la comunicación que la policía británica envió a la española en 1998 -en la que se hablaba de su "potencial peligro"-, que fue investigada, contestada y no clasificada por el Ministerio del Interior. King fue detenido el pasado 18 de septiembre, acusado de las muertes de Rocío Wanninkhof, de 19 años, el 9 de octubre de 1999, y de Sonia Carabantes, de 17 años, el 14 de agosto de 2003.


 

 

Pero nadie buscaba a King en abril del año pasado. A los guardias que se lo encontraron en el Camino de Borrajo, cerca de donde entonces vivía, les dijo que "estaba cazando conejos". Los agentes le confiscaron el arma y redactaron una denuncia en la que se acusaba a King de nueve infracciones: no disponía de tarjeta de armas ni la escopeta tenía autorización, no tenía su documentación personal (tarjeta de residente comunitario) en regla, estaba cazando de noche con un foco en una zona de seguridad y usaba silenciador.

Un día fatídico

El atestado fue a la Subdelegación del Gobierno de Málaga, que a su vez lo comunicó a la Consejería de Medio Ambiente de la Junta, responsable en materia de caza. El expediente por la infracción del presunto cazador terminó un día fatídico: el 18 de agosto de 2003, el mismo día en que apareció el cadáver de Sonia Carabantes, King firmó en Alhaurín la notificación de una multa de 1.202,04 euros que le imponían por la caza ilegal.

El otro expediente posible, por carecer de una tarjeta de residente actualizada, no se puso en marcha. "Desde el 14 de febrero de este año ya no es obligatorio que los ciudadanos comunitarios tengan esta tarjeta y con anterioridad no se ha perseguido jamás", declaró Carlos Rubio, subdelegado del Gobierno en Málaga. "En la provincia hay unos 50.000 residentes extranjeros registrados, de los que 40.000 son comunitarios, pero la población real puede ser 10 veces mayor", añadió Rubio.

Fuentes de la Guardia Civil señalaron que "King fue sorprendido a unos 100 metros de un coto de caza, lo que hacía verosímil su afirmación de que estaba cazando". Esta misma fuente admitió que "con una escopeta de balines no se cazan conejos".

Los responsables del servicio de caza de la Consejería de Medio Ambiente señalaron que "a aquella zona apartada van numerosas parejas de noche en vehículos y una mira como la que llevaba pone a cinco metros lo que está a 50". La hipótesis de que King podía estar merodeando para espiar a estas parejas fue manejada por la Guardia Civil, pero "no hay ninguna denuncia por acoso de nadie de la zona en esa época". "En todo caso, este tipo de acto no se suele denunciar", señalan responsables del Ministerio del Interior.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada