martes, 29 de enero de 2013

King será juzgado el próximo año por los asesinatos de las dos jóvenes malagueñas

El juicio contra el británico Tony Alexander King, encarcelado desde el pasado 21 de septiembre como presunto autor de las muertes de Rocío Wanninkhof, de 19 años, en septiembre de 1999, y Sonia Carabantes, de 17, en agosto de 2003, se demorará hasta 2005, según las previsiones del presidente de la Audiencia de Málaga, Francisco Javier Arroyo. Éste reconoció ayer que la complejidad de las investigaciones y el importante número de pruebas periciales solicitadas por la defensa del presunto asesino y por la Fiscalía de Málaga retrasarán la apertura de la vista oral hasta el próximo año.
Arroyo señaló que hay abiertas causas judiciales contra King en al menos tres juzgados de la provincia, los que investigan ambos asesinatos en Fuengirola y Coín, así como diligencias que instruye el juzgado de Torremolinos contra este ciudadano británico por su presunta implicación en otros delitos de abusos sexuales.
Arroyo dijo que lo razonable sería acumular los casos, pero advirtió de que, si se activan las investigaciones abiertas por delitos contra la libertad sexual, el juicio no se desarrollaría con jurado popular, ya que la actual legislación no establece que estos asuntos sean dirimidos por este procedimiento y, por lo tanto, la vista la llevaría una de las salas de la Audiencia de Málaga.
King, desde su ingreso en la prisión de Alhaurín de la Torre (Málaga), se ha sometido ya a cuatro ruedas de reconocimiento ante víctimas de agresiones sexuales y en tres de los casos fue exculpado por las denunciantes. La última de ella tuvo lugar el pasado lunes. El presunto homicida fue trasladado hasta los juzgados de Torremolinos esposado en un furgón de la Guardia Civil y presentaba un aspecto físico muy diferente al que se conoció de él cuando ingreso en la cárcel, esencialmente debido a una visible pérdida de peso.
En su última declaración ante el juzgado de Fuengirola que investiga el caso Wanninkhof, King volvió a acusar a su amigo Robert Graham del asesinato de Rocío, tras relacionarlos con una trama delictiva vinculada a empresas de multipropiedad.
Arroyo también presentó ayer estas el balance judicial del año 2003 en Málaga, donde destacó un "notable descenso" de los asuntos pendientes, al haberse resuelto más casos de los registrados. Con todo, reconoció una bolsa de atrasos con 3.399 asuntos. El mayor problema que registra la Audiencia malagueña sigue subsistiendo en el ámbito de lo civil, donde su presidente reclamó la necesidad de un nuevo juzgado ante la imposibilidad de que las actuales secciones, compuestas por 11 magistrados, puedan hacer frente al elevado número de asuntos que se tramitan.
El presidente de la Audiencia pidió, igualmente, la constitución de una sección mercantil, destinado a casos relativos a sociedades, derecho marítimo, quiebras, patentes y marcas. Ambas peticiones han sido cursadas al Ministerio de Justicia y al Consejo General del Poder Judicial, que debe resolver en marzo sobre las solicitudes.
De otro lado, Arroyo indicó que el 60% de los asuntos que corresponden a la Audiencia de Málaga tienen que ver con delitos contra la salud pública.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada