sábado, 26 de enero de 2013

King acusa ahora a su amigo Graham del asesinato de Rocío Wanninkhof

Tony Alexander King ha cambiado por completo su declaración. Ayer, en Fuengirola (Málaga), ante la juez que instruye el caso, acusó a su amigo Robert Graham de ser el autor material de la muerte de Rocío Wanninkhof, de 19 años, en octubre de 1999. King, cuya declaración judicial empezó por la mañana y terminó pasadas las 22.30, tras una interrupción al mediodía, se desvinculó por completo del crimen.

King relacionó la muerte de la joven con una banda británica de la que formarían parte su ex mujer Cecilia Pantoja y parte de la familia de ésta y su antiguo amigo Robert Graham, que fue detenido inicialmente como encubridor y más tarde puesto en libertad.

Según fuentes judiciales, la versión ofrecida por King planteaba que la joven de Mijas trabajó en unos apartamentos de multipropiedad en los que blanqueaba dinero esta banda, que tenía conexiones con grupos rusos. La historia contada por King en el juzgado incluía que Wanninkhof habría descubierto la trama mafiosa y eso le costó la vida.


 

 

El abogado de King, Adrián Broncano, declaró que "en el caso se ha producido un giro de 180 grados". Ésta ha sido la primera declaración de Tony Alexander King ante la juez María Jesús del Río, que instruye la segunda causa por la muerte de Wanninkhof. El británico fue detenido el 18 de septiembre en Alhaurín el Grande como sospechoso de la muerte de Sonia Carabantes, de 17 años, el pasado 14 de agosto. En su declaración ante el juez Gonzalo Alonso, que instruye ese caso, confesó el 21 de septiembre ser el autor de las muertes de Wanninkhof y Carabantes.

Ayer, el abogado de King le interrogó sobre su vida entera e insistió en que hablara sobre su infancia y juventud. Las respuestas, según testigos presentes, "dibujaron el retrato de una persona muy desgraciada". Rompió a llorar en numerosas ocasiones durante la declaración judicial.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada