sábado, 26 de enero de 2013

El asesino de Sonia es un hombre, según los análisis de ADN

Las pruebas de ADN realizadas a las muestras extraídas del cadáver de Sonia Carabantes así como a los restos encontrados en el escenario del crimen y donde se encontró su cuerpo sólo han podido probar hasta el momento la participación de un único individuo en el asesinato de la joven de 17 años, el pasado 14 de agosto, en Coín (Málaga). Se trata de un hombre. Pese a que los investigadores han manejado hasta ahora la hipótesis de que para cometer el crimen fue necesaria la intervención de varias personas, lo cierto es que sólo una ha dejado su rastro.

También era de un varón el ADN de las muestras de la colilla de un cigarrillo de marca Royal Crown encontrada en el lugar donde mataron a Rocío Wanninkhof, en La Cala de Mijas, el 9 de octubre de 1999. Las análisis dicen que es la misma persona, de la que han quedado restos de sangre en el piloto de un coche donde asaltaron a Sonia; sangre, piel y carne bajo las uñas de la joven y saliva en otra colilla encontrada en el lugar donde se halló su cadáver.


 

Entretanto, la Fiscalía ha decidido revisar la documentación de todo lo investigado sobre la desaparición de María Teresa Fernández, el 18 de agosto de 2000 (cuando tenía 18 años), durante la feria de Motril, para ver si se puede establecer alguna conexión entre los tres casos. María Teresa, como Sonia, había nacido en Suiza y vivió allí la mayor parte de su vida.

En todo caso, el ministro del Interior, Ángel Acebes, se mostró ayer en Jerez prudente al hablar de un posible asesino en serie: "No hay ningún dato que nos permita confirmar esta hipótesis". El ministro pidió "confianza" en el trabajo de los investigadores del crimen de Sonia Carabantes, se mostró convencido de que el caso será resuelto y solicitó "que se ponga freno" a la especulación sobre este asunto, informa Javier Benítez. El ministro también pidió "tranquilidad", pero en Coín la conexión entre los dos asesinatos ha provocado entre la población el sentimiento contrario, según afirmó ayer a Efe el teniente de alcalde Fernando Fernández.

La semana que viene la Fiscalía estudiará si solicita o no la suspensión del nuevo juicio que debía celebrarse el 14 de octubre contra Dolores Vázquez por la muerte de Rocío Wanninkhof. Esta repetición fue ordenada por el Tribunal Supremo, tras anular el anterior proceso. A los ojos de la Fiscalía, Vázquez sigue siendo culpable: "Hay una acusación oficial contra ella, que no se ha retirado", precisó ayer el fiscal jefe de Málaga, Manuel Villén. El fiscal no cree que se pueda llegar a un juicio único por todos los casos: "Es realmente muy difícil, tendrían que haber intervenido las mismas personas en todos ellos".

La sorprendente novedad, conocida el lunes, de que coincidía el ADN de muestras recogidas en las investigaciones de los casos de Sonia y Rocío ha sido acogida con interés y cierta resignación por el abogado defensor de Dolores Vázquez, Pedro Apalategui: "Estamos como el 9 de octubre de 1999". El abogado sostiene que "desde el principio se llevó mal la investigación de este caso". Apalategui está decidido a pedir el aplazamiento del juicio "en cuanto pueda confirmar la coincidencia de los análisis de ADN". El defensor de Vázquez critica que los investigadores "no tomaran muestras para analizar el ADN de muchos de los primeros sospechosos, como el novio de Rocío".

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada