sábado, 26 de enero de 2013

El presidente de Interpol se niega a hablar sobre el 'caso King'

El presidente de Interpol, el comisario español Jesús Espigares Mira, rehusó ayer pronunciarse sobre el informe de Anthony Alexander King, que la policía británica envió a la española en 1998 y que no fue tenido en cuenta en las investigaciones sobre los asesinatos de Rocío Wanninkhof y Sonia Carabantes. "Es una polémica nacional y entenderán ustedes que Interpol, como organismo internacional, no entre en ese asunto", dijo.

No obstante, miembros de dicha organización, reunidos en Benidorm (Alicante) con motivo de su 72 asamblea general, aseguraron que si Scotland Yard hubiera tenido interés en que King hubiera estado controlado o sus antecedentes fueran tenidos en cuenta, habría lanzado una "noticia de difusión verde", que se cuelga en todas las bases de datos de las policías y significa que el individuo así distinguido "puede repetir esos crímenes en otros países".


 

 

Los mandos policiales reunidos en Benidorm evitaron pronunciarse sobre el posible error en el caso King y cargaron tintas sobre la dispersión de la información que facilita a Interpol la policía británica. El propio Espigares y el secretario de Interpol, Ronald K. Noble, explicaron que la organización se ha dotado ya de un sistema de intercomunicación mundial sobre datos criminales, denominado I 7/24. Éste permite que las policías de cualquier país puedan acceder a múltiples bases de datos con información sobre asuntos de drogas, robo de vehículos, fraude en documentos de viajes, armas y explosivos, huellas, ADN y sospechosos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada