viernes, 25 de enero de 2013

Los forenses dicen que el crimen de Wanninkhof pudo ser pasional y fue cometido con ofuscación

El juicio por el caso Wanninkhof entró ayer en la fase pericial, con el informe de cinco forenses sobre las circunstancias en que se produjo la muerte de Rocío y el hallazgo de su cadáver. Los expertos testificaron que el crimen pudo ser pasional y que por la concentración de las puñaladas su autor quiso asegurarse de que su víctima no sobreviviera. Por la tarde, una psicóloga de la Guardia Civil trazó un perfil demoledor de la acusada: 'violenta, agresiva, manipuladora, con reacciones incontroladas de ira y rasgos esquizoides'; una conducta típica 'de los maltratadores'.

Según los forenses, las heridas fueron hechas con una navaja o un estilete. 'Tenían la intención de causar un daño extremo', apuntó uno de los peritos. El equipo llega a esta conclusión porque algunas puñaladas llegaron a dañar los huesos de la víctima, 'algo que no es fácil'. Otro forense acotó que su muerte no fue un homicidio calculado, sino un crimen cometido con 'ofuscación y pérdida de control de los impulsos'. Una deducción que se deriva de la concentración de las puñaladas.

Según los expertos, la joven pudo ser golpeada en la boca por lo que quedó atontada. Después recibió de frente dos heridas de arma blanca, una intimidatoria y otra que le afectó órganos vitales. La víctima intentó huir, pero una fuerte hemorragia la inmovilizó. Entonces, su agresor le asestó otras ocho puñaladas por la espalda. La joven murió desangrada en el mismo lugar en que fue atacada.

Las duras imágenes proyectadas durante el informe forense provocó que un miembro del jurado se indispusiera, pero se sobrepuso y no fue necesario interrumpir la vista. La madre de la víctima soportó durante más de una hora un relato escabroso, pero finalmente se ausentó de la sala.

Por la abundante sangre que se encontró en el lugar del crimen, la joven permaneció allí 'algunas horas'. Los forenses manifestaron que el autor manipuló el cuerpo ya que fue desnudado y metido en un sudario hecho con bolsas de plástico unidas entre sí con cinta adhesiva. Así apareció en Marbella.

Los técnicos confesaron que al principio no creyeron que se tratara de Rocío dado que el cadáver estaba 'esqueletizado', un proceso que tarda alrededor de seis meses. Entonces, el 2 de noviembre de 1999, la joven llevaba 24 días desaparecida. Finalmente el estudio de las piezas dentales y del ADN confirmaron que se trataba de la adolescente de 19 años que había desaparecido en Mijas.

Los forenses no pudieron concretar si el crimen pudo ser cometido por uno o más agresores, aunque acotaron que 'una persona sana y joven' pudo causar las heridas. Lo que sí descartaron es que se produjera una agresión sexual, de lo que se deduce que el autor colocó el cuerpo con las piernas abiertas para confundir a los investigadores simulando una violación.

Por la tarde, se presentó el informe psicológico de la acusada elaborado por la Guardia Civil. Según este perfil, Vázquez es 'violenta, agresiva y con rasgos ezquizoides'. No obstante, la psicóloga que compareció aclaró que no padece ningún trastorno mental 'ya que tiene plena conciencia de lo que hace'.

'Máscara de dulzura'

La profesional describió a la sospechosa como una persona de 'explosiones desmedidas, genio incontrolado y reacciones de ira'. Su conducta fue definida como la típica de los maltratadores. 'Es manipuladora, pero se disfraza con una máscara de dulzura gracias a su fluidez verbal', añadió.

Tras este demoledor perfil, el abogado de la imputada preguntó a la psicóloga si podía mencionar alguna virtud de su defendida o si era 'un monstruo'. La respuesta de la guardia civil fue contundente: 'Yo no la defino así, su entorno la describe así; pero es significativo que todas las personas la describan como ese monstruo que usted ha calificado'. Según su testimonio, la acusada sólo dio una pequeña señal de culpa cuando ella le preguntó por qué pegó a la joven si tanto la quería. Conforme a su testimonio, Vázquez le contestó que 'nunca quise hacerle daño a Rocío'.

Aunque en un principio se preveía que el juicio concluyese ayer, difícilmente podrá acabar antes del lunes. Ese día se espera que las partes puedan exponer sus conclusiones y que el jurado inicie la deliberación para elaborar un veredicto. La expectación por esta vista no ha decaído pese a que hoy entra en su décima jornada.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada