viernes, 25 de enero de 2013

El juez estudia poner en libertad a la presunta asesina de Rocío Wanninkhof

Dos meses después del encarcelamiento de María Dolores Vázquez como supuesta asesina de la joven de 19 años Rocío Wanninkhof, el juez que investiga el asesinato, ocurrido hace poco más de un año en Mijas (Málaga), decretó el miércoles pasado el levantamiento del secreto del sumario. Esta semana el magistrado Román Martín deberá decidir también si procede la puesta en libertad de la acusada solicitada por su defensa. Aunque la primera petición fue denegada, ahora su letrado cuenta con una baza: las pruebas de ADN han resultado negativas.

La segunda petición de excarcelación -la primera fue rechazada hace casi un mes- se fundamenta, al igual que la anterior, en la falta de pruebas contra Vázquez. Las propias fuentes de la investigación reconocen que aunque los indicios se acumulan en contra de la acusada, no hay ninguna prueba concluyente que la incrimine.Sin embargo, antes de adoptar una resolución, el juez esperará a conocer la opinión de la fiscalía, cuyo pronunciamiento se producirá entre hoy o mañana. En la anterior ocasión, tanto el magistrado como el fiscal coincidieron en su postura contraria a la puesta en libertad de Dolores Vázquez.

Ahora la situación es diferente. Ha trascendido que las pruebas de ADN practicadas por el Instituto de Toxicología de Madrid han resultado negativas. Para la defensa, es un argumento más a su favor, aunque la familia de la joven y los responsables de la investigación sostienen que los resultados no les han pillado por sorpresa.

"Ya esperábamos que ahí no hubiera nada. Que se puede encontrar después de 11 meses. Esta persona ha tenido tiempo de ocultar y esconder cualquier prueba", declaró al diario Sur Josefina Hornos, tía de Rocío, en alusión a la tardanza con que se ordenaron los análisis. Fuentes de la investigación admitieron que tampoco habían puesto demasiadas esperanzas en las pruebas de ADN.

La acusación avanzó ayer que se opondrá a la puesta en libertad de la acusada solicitada por su defensa y se desconoce de momento la postura que finalmente adoptará el fiscal, que siempre ha estado en sintonía con el titular del juzgado número 6 de Fuengirola que investiga los hechos.

Pese al levantamiento del secreto del sumario no se conocen aún muchos detalles de la investigación. No obstante, ha trascendido que la acusada ha reconocido ahora que salió de su casa la noche del crimen. María Dolores Vázquez había mantenido siempre que cuando se produjo la desaparición de la joven el 9 de octubre de 1999 estaba en su casa, cuidando de su madre impedida. Pero el testimonio de un testigo, que afirmó haberla visto haciendo footing por la zona donde Rocío, restó credibilidad a este relato. Pese a este cambio en su declaración, fuentes del caso informaron que Vázquez mantiene su inocencia.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada