viernes, 25 de enero de 2013

Un nuevo testimonio añade indicios contra la supuesta asesina de Rocío Wanninkhof

No hay una prueba irrefutable que incrimine a la supuesta asesina de Rocío Wanninkhof, pero los indicios en su contra se acumulan. Ayer, al cumplirse un año de su desaparición y un mes después del ingreso en prisión de M.D.V. como presunta responsable de su muerte, trascendió un testimonio que suma sospechas en su contra.Una vidente ha declarado que unos meses antes del asesinato de Rocío, M.D.V. acudió a su consulta porque estaba triste debido a que la estrecha reclación que mantenía con una amiga se había roto por culpa de uno de sus hijos. Según este testimonio, la supuesta asesina le comentó que se vengaría para que se acordara de ella "toda la vida". Cuando M.D.V. fue detenida el 7 de septiembre, salió a la luz que ella y la madre de la víctima habían sido amigas íntimas, que se habían distanciado y que Rocío se oponía a esa amistad.

Esta declaración se suma a la de otro testigo que manifestó haber visto a la acusada haciendo footing, alterada y en chandal cerca de la escena del crimen cuando desapareció Rocío. M.D.V. siempre declaró que esa noche estuvo en su casa, cuidando de su madre. Ante esta contradicción, el juez ordenó un registro de su vivienda, pero las prendas deportivas que buscaban no aparecieron.

Al día siguiente de su detención otro testigo dijo que M.D.V. apuñaló una foto de la joven y dijo, antes de que apareciera el cadáver, que así había muerto Rocío. Su cuerpo fue encontrado un mes después con 11 puñaladas. También es centro de las sospechas porque asistentes a una boda que tuvo lugar al día siguiente de la desaparición han declarado que estaba muy cansada, "como de no haber dormido". Ayer, en Mijas se celebró una multitudinaria misa en memoria de la joven.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada