viernes, 25 de enero de 2013

El juez abre juicio oral en el 'caso Wanninkhof' sin pruebas concluyentes

Román Martín, el juez que investiga la muerte de la joven Rocío Wanninkhof, de 19 años, hallada muerta en Mijas el 2 de noviembre de 1999, casi un mes después de su desaparición, ordenó ayer la apertura de juicio oral contra María Dolores Vázquez, la única detenida por el caso y que lleva en prisión siete meses. En el auto, el juez echa mano de abundante doctrina para rebatir los argumentos de la defensa, que pedía el sobreseimiento por falta de pruebas.

El magistrado basa su resolución en las contradicciones de la sospechosa y los indicios que la incriminan que, sin ser 'contundentes', son 'suficientes' para justificiar el enjuiciamiento. Ahora las diligencias pasarán a la Audiencia de Málaga, que fijará fecha para que Dolores Vázquez comparezca ante el jurado popular que la juzgará.

Esta instancia judicial no ha resuelto aún el recurso de su defensa para que sea puesta en libertad por falta de pruebas. El jueves, en la vista celebrada en la Audiencia para resolver la solicitud de excarcelación, el fiscal admitió que no hay una prueba concluyente, pero insistió en que 'lo que hay es suficiente'. El Ministerio Público pide para la acusada 14 años de prisión y 30 millones de indemnización para la familia. La acusación eleva esta solicitud a 20 años y 60 millones. El abogado defensor reclamaba el sobreseimiento.

Entre los indicios se incluye que apuñaló una foto de Rocío cuando aún no se sabía que había muerto acuchillada, que ambas estaban enemistadas porque la acusada culpaba a la joven de sus problemas sentimentales y que mintió al afirmar que no había salido la noche de los hechos porque un testigo la vio fuera de su casa.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada