viernes, 25 de enero de 2013

300 personas peinan los montes de Málaga sin hallar pistas de la joven desaparecida

Ni un rastro de Rocío. La batida que cerca de 300 vecinos hicieron ayer por los montes de Mijas y Marbella (Málaga) para encontrar alguna pista sobre la joven de 19 años desaparecida hace una semana concluyó sin éxito. Familiares y amigos de Rocío Wanninkhof Hornos peinaron palmo a palmo durante todo el día laderas y cañadas, pero no hallaron ningún indicio que contribuya a aclarar el suceso. Mientras, especialistas de la Guardia Civil llegaron procedentes de Madrid para reforzar la investigación.

Los voluntarios se citaron temprano para aprovechar la jornada. A las nueve de la mañana, en la zona donde fueron encontradas las zapatillas de Rocío, ya había más de medio centenar de todoterrenos y una treintena de motos dispuestas a iniciar la búsqueda.La solidaridad era evidente. Había vecinos, compañeros de colegio de Rocío, familiares, policías locales de Mijas, efectivos de Protección Civil, trabajadores del Ayuntamiento de Alhaurín de la Torre y personal de la Consejería de Medio Ambiente. El dispositivo fue coordinado por la Guardia Civil, cuyos vehículos se convirtieron en guías de la batida.

"No se trata de pasar por los caminos, sino de peinar zonas. Hay que bajarse y buscar en pozos, cañadas, casas deshabitadas", explicó un guardia civil a los voluntarios, muchos de ellos adolescentes, como Rocío. La organización llevó más de una hora. Los padres de la joven seguían entre abatidos y esperanzados los inicios del operativo. "Estamos muy agradecidos por este apoyo", se limitó a comentar la madre, Alicia Hornos, que no se alejaba de la zona donde ella misma encontró las zapatillas y la manchas de sangre que, según las pruebas de ADN, pertenecen a su hija.

"Mano dura"

Había tantos vehículos dispuestos a participar en la búsqueda, que la Guardia Civil tuvo que reunirlos en una explanada cercana para dividirlos en grupos de a seis. Mientras un alférez, megáfono en mano, organizaba el dispositivo, no faltaron las voces que pidieron "mano dura" con el o los autores del secuestro de Rocío.

La joven desapareció el sábado de la semana pasada, cuando iba a pie por un descampado que está a unos 500 metros de su casa. Rocío quería ducharse para ir a la feria de Fuengirola, pero nadie volvió a verla. "La familia es humilde, esto no es por dinero, es cosa de un maniático", comentó un tío de Rocío, que tampoco dejó pasar la oportunidad para agradecer la presencia de todos cuantos participaban en la batida.

Juan Cerrillo, portavoz de la familia, hizo un ruego a el o los secuestradores: "Que nos la devuelvan, que se pongan en contacto con nosotros, que nos digan el lugar y la hora que sea, pero que nos la devuelvan".

Poco después de las 10, los vehículos se echaron al monte. Muchos llevaban pegados en los cristales carteles con la foto de la joven, sonriente y guapa, y un teléfono, el 2221100, donde dar cualquier pista sobre su paradero. Otro grupo de motoristas había empezado una hora antes una batida desde Mijas hacia el mar, unos terrenos abruptos que ya en los últimos días fueron peinados con perros y helicópteros. Al caer la tarde, la búsqueda fue suspendida, sin rastro alguno de la joven.

A media mañana de ayer llegaron a Málaga varios especialistas de la Dirección General de la Guardia Civil para reforzar la labor de los equipos de investigación. El subdelegado del Gobierno en Málaga, Carlos Rubio, aprovechó este dato para desmentir que se vaya a suspender la búsqueda de Rocío, como temía la familia. "En ningún caso está previsto desistir de la búsqueda de la joven, sino que la investigación se desarrollará en otras líneas y sobre objetivos concretos", dijo a la agencia Efe. Tras la confirmación de que la sangre hallada junto a las zapatillas era de Rocío, las pesquisas se orientarán ahora a identificar a el o los supuestos autores de la agresión. Precisamente, esa será la tarea de los especialistas desplazados desde Madrid.

Anoche, una vez que los voluntarios acabaron la batida de los montes, encendieron una fogata junto al lugar donde supuestamente fue raptada la joven. Hoy, en lugar de la tradicional romería de La Cala, zona donde vive la familia, los vecinos y la parroquia han organizado un encuentro para continuar con las tareas de localización. La cita es a las 10.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada