viernes, 25 de enero de 2013

Recurso contra el auto de prisión de la supuesta asesina de Wanninkhof

Indicios que carecen de fuerza incriminatoria y no justifican la privación de libertad de M.D.V., acusada por el asesinato de Rocío Wanninkhof, son, en síntesis, los argumentos que la defensa de la única detenida esgrimió ayer para recurrir el auto del juez instructor, que la mantiene en prisión desde el 9 de septiembre. El abogado, Pedro Apalategui, rechaza el riesgo de fuga al recordar que, antes de su detención, M.D.V. ya sabía que las sospechas recaían en ella y no escapó. El recurso niega también valor incriminatorio al informe toxicológico, que determinó que dos fibras aparecidas en el cadáver eran "semejantes" a prendas requisadas a la detenida. El letrado recuerda que el propio informe aclara que, "dado el gran número de prendas existentes con la misma composición , sólo en algunos casos es posible dar una identificación individual con un alto grado de certeza".

También incide en que la noche del crimen, M.D.V. se quedó al cuidado de su madre y de una niña de dos años. Es más, precisa que hasta que los padres recogieron a la pequeña sobre las dos de la madrugada, la acusada habló desde el teléfono fijo a las 20.45, 22.34 y 23.17. Resta importancia a la contradicción entre su primera declaración, en la que afirmó que aquella noche no salió, y la de un testigo que la vio. Para el letrado, en una declaración tomada un año después "es obvio" omitir un acto como salir a un bar que está junto a su casa a comprar tabaco.

Por otra parte, Apalategui denunciará ante el Colegio de Abogados al hermano del ministro de Defensa, Federico Trillo. Tres semanas después de que el letrado malagueño se hiciera cargo del caso, José Mariano, colegiado en Madrid, escribió a M.D.V. para ofrecerle sus servicios. Destacó en su currículo que era hermano de un ministro y le prometió la libertad en 30 o 40 días.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada