viernes, 25 de enero de 2013

La familia Wanninkhof recurre el fallo del TSJA que ordenó repetir el juicio

La familia Wanninkhof ha recurrido el fallo del Tribunal Superior de Justicia de Andalucía (TSJA) del 2 de febrero que anuló la sentencia del jurado y ordenó la celebración de un nuevo juicio. Frente a la resolución del TSJA, que entiende que ni el veredicto ni la posterior sentencia estuvieron suficientemente motivados, el recurso ante el Tribunal Supremo argumenta que el fallo cumplió todos los requisitos.

En su resolución, el tribunal andaluz admitió la tesis de la defensa de la única acusada, Dolores Vázquez, de que esa falta de motivación produjo un 'quebrantamiento de las garantías procesales' de su cliente. Sin embargo, el letrado de la familia Wanninkhof, Marcos García Montes, esgrime varias sentencias del Supremo para tratar de demostrar que no se vulneraron ni su derecho a la defensa ni a la tutela judicial efectiva.

Así, echa mano de un fallo del TS de septiembre de 2000 para sostener que 'si el jurado apreció directamente las manifestaciones de todos los testigos y peritos, ha de concluirse que su convicción sobre la autoría de la acusada dispone de una base razonable, por lo que no se ha infringido el criterio de racionalidad'. La sentencia del TSJA dijo que el jurado no plasmó 'las bases lógicas para construir la conclusión inculpatoria'.

En su argumentación contra la resolución del TSJA, García Montes cita otro fallo del Supremo de diciembre de 2000 en el que se sostenía que 'basta con la enumeración de los medios de prueba de los que el jurado ha partido, pues con ellos ya es posible comprobar la corrección o incorrección del juicio sobre los hechos ocurridos'. También recurre a otras dos sentencias del TS de 2001 que manifiestan que 'no existe norma alguna que imponga una determinada forma de razonar ni una determinaza extensión en la exteriorización del razonamiento'.

Tras estos argumentos, el letrado de la familia de Rocío Wanninkhof -la joven de 19 años cuyo cadáver apareció en Marbella en noviembre de 1999 después de tres semanas de intensa búsqueda- concluye que en el veredicto del jurado y la consiguiente sentencia 'existió una pluralidad concatenada de hechos básicos debidamente acreditada'.

El abogado de la familia llega a apuntar que la defensa -que en su día fundamentó su recurso contra la decisión del jurado en la falta de motivación del veredicto y en la vulneración de la presunción de inocencia de Vázquez- 'lo que pretende es sustituir la valoración probatoria realizada por el jurado por la suya propia'. A finales de septiembre pasado, el jurado condenó a Vázquez a quince años de prisión por el asesinato de Rocío Wanninkhof. Cuatro meses después, el TSJA, en contestación al recurso de apelación de la defensa, anuló el veredicto y la sentencia y dispuso la repetición del juicio con otro jurado y otro magistrado-presidente distintos porque los elementos de convicción por los que se guió el tribunal lego fueron 'a todas luces generalizados e inconcretos y, consecuentemente, insuficientes'.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada