viernes, 25 de enero de 2013

La acusada de matar a Rocío Wanninkhof sale de prisión tras pagar una fianza de 30.000 euros

Después de 17 meses en la cárcel, Dolores Vázquez, de 50 años, acusada del asesinato de Rocío Wanninkhof, dejó la prisión de Alcalá de Guadaira (Sevilla) a las cinco de la tarde de ayer. Pocas horas antes, la Sala de lo Civil y Penal del Tribunal Superior de Justicia de Andalucía había decretado su libertad bajo fianza de 30.000 euros (cinco millones de pesetas), aval que la familia se apresuró a depositar. Vázquez salió de la prisión escondida en un coche, se dirigió a casa de unos amigos para evitar a los periodistas, y a las 20.55 entró en su domicilio, sin apenas testigos.

 

La hermana de la acusada, Elvira Vázquez, explicó por la tarde que Dolores había decidido no acudir a su casa, donde convivía con su madre, enferma, para no alarmar a ésta, que ignora todo lo ocurrido con ella desde que el 7 de septiembre de 2000 su hija fue detenida por el asesinato de la joven de Mijas (Málaga) Rocío Wanninkhof, de 19 años. 'Loli está contenta por haber salido de la cárcel, pero lo está pasando muy mal por todo lo ocurrido, y mi madre no se puede enterar de nada', explicó.
Añadió que la intención inicial de su hermana era acudir a su domicilio, pero que había cambiado de idea al enterarse de que más de 40 periodistas la esperaban en la puerta. Eran las únicas personas que montaban guardia allí. Ningún vecino se acercó al chalé que posee Vázquez en La Cala de Mijas, cercano al de la familia Wanninkhof. 'Para los vecinos sólo tenemos palabras de agradecimiento. Se han portado muy bien', manifestó Elvira Vázquez, quien pidió la 'colaboración de los medios de comunicación para encontrar al verdadero culpable' del crimen.
Cuando apenas quedaban periodistas junto al domicilio, Dolores Vázquez cruzó, a las 20.55, la entrada de su casa dentro del mismo coche en que había abandonado la prisión.
La familia de la acusada pagó la fianza una hora después de que se formalizara el auto de excarcelación dictado por el Ttribunal Superior de Andalucía, poco después del mediodía. La orden de libertad fue enviada a la prisión de mujeres de Alcalá de Guadaira, en donde se encontraba Dolores Vázquez, a las 15.00, según informa Daniel Gil.
El auto de excarcelación es consecuencia de la invalidación del veredicto del jurado y la sentencia de la Audiencia de Málaga que declaró a la acusada culpable de un delito de asesinato por el que debería cumplir 15 años de condena. El pronunciamiento judicial que invalidaba veredicto y sentencia y ordena repetir el juicio con jurado y juez diferentes considera que la decisión del jurado no había sido suficientemente motivada.

Libertad controlada

El auto de excarcelación de Vázquez la obliga a personarse ante el juzgado semanalmente, 'o cuantas veces fuere citada', además de ordenar a la Policía y la Guardia Civil que adopten 'los controles oportunos para evitar cualquier peligro de fuga'. El Tribunal valora que anteriormente Vázquez 'no intentó sustraerse a la acción de la justicia, a pesar de que la Guardia Civil, antes de proceder a su detención, le manifestó que así iba a ocurrir'.
No obstante, el auto deja abierta la posibilidad de que Vázquez quiera fugarse al saber que sobre ella pesa una sentencia condenatoria que, aunque haya sido anulada, supone una amenaza. 'Nulidad no equivale a inexistencia', dice la Sala, por lo que 'ha de estimarse subsistente el peligro de fuga'.
El escrito judicial vuelve a incidir en porqué el TSJA consideró que el veredicto no fue suficientemente motivado. 'La inexistencia de una verdadera motivación del veredicto y [de] la sentencia no es que no se haya razonado debidamente (...) sino que ni tan siquiera se concretaron cuáles eran los hechos probados que, como indicios, motivaban la condena'. 'Si el jurado emitió su veredicto de culpabilidad', añade el auto, 'fue porque de la prueba practicada encontró la existencia de tales indicios; pero, al no concretar cuáles hubieran podido ser éstos (...) habrá de tenerse por inexistente' el requisito imprescindible de una motivación suficiente para mantener la prisión. El TSJA trata de 'conjugar' las circunstancias de riesgo de fuga y sentencia anulada, pendiente de que el Tribunal Supremo se pronuncie sobre ella.
La familia de Rocío Wanninkhof, que desapareció el 9 de octubre de 1999 y cuyo cadáver apuñalado apareció 24 días después, recibió ayer con consternación la noticia de la liberación de Dolores Vázquez. Su madre, Alicia Hornos, manifestó que la familia dejará Mijas 'por miedo a que Loli pueda volver a matar'. Hornos anunció que su abogado recurrirá la decisión del Tribunal Superior de Justicia de Andalucía dejar en libertad a Vázquez.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada