viernes, 25 de enero de 2013

El veredicto del 'caso Wanninkhof' sorprende a los juristas por su dureza y abre polémica sobre el jurado

La dureza del veredicto en el caso Wanninkhof no sólo ha sorprendido a la acusada, Dolores Vázquez. Juristas malagueños se asombraban ayer de que sin pruebas concluyentes y únicamente con indicios, el tribunal popular haya acordado una condena tan rotunda. Es más, el caso ha abierto una polémica sobre el jurado popular. Unos lo defienden pese a sus defectos, mientras otros no ocultan su preferencia por los tribunales profesionales. Para el fiscal, la clave del veredicto fue que el juicio demostró que no podía haber tantas contradicciones sin que fuera culpable.

Sorpresa. Ésa fue la reacción de la mayor parte de los juristas ante el veredicto. El jurado consideró que el crimen fue un asesinato, como pedía la acusación, y no un homicidio, como reclamaba el fiscal. El primer delito es más grave, ya que se comete con la víctima indefensa.

Carlos Larrañaga, penalista malagueño, calificó el veredicto de 'barbaridad' y estimó que un tribunal profesional no habría dictado esa condena: 'No pensé que sería condenada por asesinato en la vida. Y aún de homicidio tengo mis dudas, con las pruebas que había... porque el hecho principal, que es poner al agresor en el lugar del crimen, no ha sido probado'. No obstante, el letrado aclaró que confía en el jurado. 'Aquí se han ido a lo más grave porque se han dejado llevar por la opinión pública. Pero no critico al jurado, sólo digo que jurídicamente no es sostenible'.

El veredicto fue adoptado por siete votos contra dos. Estos últimos se decantaron por la absolución, como reclamaba la defensa. El letrado de Vázquez, Pedro Apalategui, calificó la resolución como una 'bofetada' a las garantías del proceso: 'Se ha pisoteado la presunción de inocencia. No critico a este jurado, sino al jurado. Con candidez creía que jurado era sinónimo de progresismo, pero es un error. Lo prevé la Constitución, pero no soy projurado, aunque lo he sido. Me quedo con los tribunales profesionales'.

Apalategui confirmó que presentará un recurso ante el Tribunal Superior de Justicia de Andalucía por lesión de la presunción de inocencia de su defendida. A continuación arremetió: 'Los medios de comunicación tienen un porcentaje elevadísimo en este veredicto porque determinados medios han sido utilizados por la Guardia Civil desde la detención de Dolores a conciencia de su mal trabajo'.

No opinó lo mismo el fiscal del caso que defendió la 'buena y exhaustiva' investigación de los agentes. Para Francisco Montijano, la clave del veredicto fue llevar al jurado al convencimiento de que no podía haber 'tantas casualidades, tantos indicios y tantas contradicciones sin que fuera la autora'. A diferencia de muchos penalistas, al fiscal no le sorprendió el pronunciamiento. En su opinión, era un buen juicio para jurado porque no había agravantes o atenuantes que llevaran a la confusión: 'No tenían que decidir si la acusada estaba bebida o no, si estaba loca o no; sino únicamente si lo hizo o no lo hizo'. Según el veredicto, lo hizo y aprovechó la indefensión de Rocío. En contra de las quejas de Apalategui al tratamiento informativo hacia su defendida, fuentes de la fiscalía criticaron 'la campaña indigna por su inocencia que se ha hecho desde algún medio'.

José María Martín Delgado, catedrático de Derecho, también se sorprendió 'porque no había pruebas tan contundentes como para llevar a la certeza de que ha sido la autora. No se trata de convencerse de la inocencia, sino de estar seguro de su culpabilidad'. La madre de la víctima, Alicia Hornos, anunció ayer su intención de hablar con Vázquez en la cárcel para preguntarle 'que motivos tuvo para asesinar' a su hija.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada