viernes, 25 de enero de 2013

El jurado del 'caso Wanninkhof' prolonga su deliberación para emitir el veredicto

Cinco hombres y cuatro mujeres tienen en sus manos el futuro de Dolores Vázquez, la única acusada en el caso Wanninkhof. El jurado prolongó durante la jornada de ayer sus deliberaciones cara a emitir un veredicto, que deberá determinar si la sospechosa es culpable o inocente de la muerte de Rocío Wanninkhof, la joven que desapareció el 9 de octubre de 1999, en Mijas. Los integrantes del tribunal popular permanecen incomunicados desde las 20.30 del lunes a fin de que ninguna información sobre el caso pueda 'contaminarlos'.

Los miembros del jurado permanecieron encerrados a cal y canto en la misma sala donde durante 11 días se desarrolló la vista. No tienen un plazo para emitir su pronunciamiento y a tenor de lo que indican fuentes judiciales, difícilmente acaben antes de esta tarde.

Ayer llegaron sobre las 10 de la mañana a la sede de los juzgados malagueños, escoltados por la policía. Sin demora, se encerraron con las copias de las actas para desmenuzar uno por uno los tres bloques de preguntas a las que deben responder para elaborar su veredicto. Unos interrogantes de los que se desprenderá no solamente si Vázquez es inocente o culpable, sino también -en este último caso- si cometió homicidio o asesinato.

Su trabajo es difícil. Primero porque tienen que juzgar sin ser profesionales; segundo, porque el juicio ha dejado muchas lagunas y contradicciones; y tercero porque el caso ha sido uno de los que más expectación ha levantado en la historia judicial malagueña.

Hasta tanto no den su veredicto, permanecerán incomunicados. Eso supone que no pueden leer los periódicos, ni oír la radio o ver la televisión. El objetivo es que no se 'contaminen' con ninguna información sobre el caso. Esa incomunicación implica incluso que no pueden utilizar sus teléfonos móviles. Estos aparatos se le retiraron el mismo lunes por la noche. En las deliberaciones participan todos sus miembros: los nueve titulares y los dos suplentes. Éstos, sin embargo, no tienen voto.

Ayer el agente judicial que se encarga de atender sus demandas, tramitó los certificados de aquellos miembros del jurado que trabajan y deben justificar su ausencia. Y es que, incluida la jornada de ayer, sus integrantes llevan ya 12 días enfrascados en el caso. Según la Ley del Jurado, un veredicto de culpabilidad debe ser sustentado por siete votos, mientras que para proclamar la inocencia bastan cinco. En caso de que después de tres deliberaciones no se alcancen estas mayorías, el juicio se declara nulo y debe repetirse. Ayer, salvo estos detalles técnicos hubo poco más. El defensor de Vázquez acudió por la mañana a la sede judicial, a diferencia del letrado de la acusación y de los familiares de ambas partes que no hicieron acto de presencia.

El lunes, cuando el juez que coordina el juicio entregó al jurado las preguntas que deben contestar, recordó a sus miembros que 'hay que absolver antes que equivocarse y condenar a un posible inocente'. En un caso en el que no hay pruebas sino sólo indicios, no faltó quien hiciera una segunda lectura de sus palabras. Sin embargo, el propio magistrado, Fernando González Zubieta, aclaró ayer que es una advertencia que impone el artículo 54 de la ley.

El jurado abandonó las deliberaciones a las nueve de la noche y continuará hoy con su tarea.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada