viernes, 25 de enero de 2013

Dolores Vázquez reitera su inocencia y pide que se reabra el 'caso Wanninkhof'

Dolores Vázquez, condenada a 15 años de prisión por la muerte de la joven Rocío Wanninkhof, rompió ayer su silencio para reiterar su inocencia y pedir que se reabra la investigación. Vázquez basó su petición en un informe de un policía -descalificado por la comisaría provincial y la Guardia Civil- que destapó supuestas coincidencias entre una huella encontrada en las bolsas que envolvían al cadáver de Rocío y las de Serafín Ruiz, tío de la víctima. A diferencia de lo que sostienen los investigadores, la defensa mantiene que esa huella no fue cotejada, por lo que ha pedido a un juzgado que practique esa prueba para que determine la veracidad del informe del policía. Vázquez se mostró dispuesta incluso a 'ser la primera en poner la mano' para que se cotejen sus huellas.


 

Con buen aspecto, la acusada recibió a la prensa acompañada por su abogado y sus hermanas. Durante casi una hora y media se sometió a un bombardeo de preguntas. Dijo que el Poder Judicial 'se equivocó' con ella: 'Yo no he matado a Rocío, se me ha detenido sin nada, he ido a prisión, he pasado un juicio... Ya no por mí, a mí no se me puede hacer más daño, por Rocío, que caiga quien tenga que caer'. Aunque reconoció haber perdido mucha fe en la justicia, en varias ocasiones urgió a los ministerios de Justicia e Interior a seguir investigando: 'Quiero la verdad y quiero a los culpables de la muerte de Rocío. Yo estoy pagando por algo que no he hecho. Es como mi hija'.

Ayer, su letrado informó que el Supremo ha admitido a trámite los recursos contra el fallo del Tribunal Superior de Justicia de Andalucía que ordenó repetir el juicio. Mientras daba la rueda de prensa, a la que acudieron unos 50 periodistas, un vehículo se detuvo en dos ocasiones junto a la casa haciendo sonar la canción Que la detengan. Vázquez está en libertad desde febrero bajo una fianza de 30.000 euros.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada