sábado, 26 de enero de 2013

Una posibilidad de error entre 250.000

La comparación de dos pruebas de ADN puede establecer que pertenecen a la misma persona con un margen de error del 0,0004%, es decir de 1 entre 250.000. Éste sería el caso de las pruebas habituales, con 13 marcadores genéticos, según explicó a este periódico la jefa del servicio de Biología del Instituto de Toxicología de Sevilla, Pilar Sanz. En este instituto se han hecho parte de los análisis de ADN de los restos extraídos del cuerpo de Sonia Carabantes o encontrados en el lugar donde se halló el cadáver. Los otros se han realizado en el laboratorio criminológico de la Guardia Civil en Madrid. Algunas de estas pruebas se han realizado en ambos centros en paralelo. La doctora Sanz no explicó ningún detalle concreto del caso, sometido a secreto del sumario, y se limitó a describir los aspectos generales de este tipo de análisis.

Según se puede deducir de sus palabras, hay una altísima probabilidad de que la misma persona dejara sus huellas genéticas en dos cigarrillos, uno junto al cadáver de Rocío Wanninkhof en octubre de 1999 en los Altos del Rodeo de Marbella, y otro junto al cuerpo de Sonia Carabantes en agosto de 2003 en los alrededores de un polígono industrial de Monda, a unos 15 kilómetros de distancia en línea recta. Las pruebas practicadas a la saliva de las colillas encontradas cerca de los dos cuerpos han podido ser más amplias: podrían haberse ampliado a la comparación de 17 marcadores genéticos, con un margen de certeza del 99,999997%, uno entre más de treinta y tres millones.

Hombre o mujer

Con los análisis practicados, la titular del Juzgado número 2 de Coín sabe también si se trata de un hombre o una mujer. Las pruebas a los restos encontrados en Marbella junto al cadáver de Rocío sólo se analizaron en el laboratorio madrileño de la Guardia Civil.

El ADN (ácido desoxirribonucleico) es una proteína que se encuentra en el núcleo de cada una de las células del cuerpo. Este ácido es sometido a reacciones químicas para determinar los patrones genéticos de un individuo. "Un marcador de un fragmento de ADN concreto ofrece una serie cuyo tamaño y secuencia se puede contar como un collar de perlas", explicó Sanz. Además de poderse leer los datos aportados, para cotejar los datos y realizar comparaciones existen modernos programas informáticos que permiten un análisis preciso por ordenador.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada