miércoles, 20 de marzo de 2013

La 'casa de los horrores' sigue alumbrando cadáveres


La policía británica encontró ayer nuevos restos humanos en la residencia de Frederick West un albañil de 52 años acusado la semana pasada de haber cometido tres asesinatos. La cuentá de los cadáveres desenterrados en el jardín y en el sótano de la llamada casa de los horrores, la residencia de la familia West, situada en el número 25 de la calle de Cromwell, en Gloucester, al oeste de Inglaterra, se eleva ya a siete. No todas las víctimas han sido identificadas todavía, pero los policías y los forenses que investigan el caso consideran que se trata de restos de cuerpos femeninos.

La policía se negó a precisar si los "objetos" hallados en la tarde de ayer pertenecían a un posible octavo cadáver. West, acusado del asesinato de tres mujeres, incluída su hija, Heather, desaparecida en 1987 a los 16 años de edad, quedó ayer detenido en prisión preventiva a la espera de un nuevo juicio.En su anterior comparecencia, el pasado viernes, West sufrió un desmayo al escuchar los tres cargos presentados contra él. El total de crímenes a los que West debe responder el próximo viernes, fecha prevista para su vista judicial, podría elevarse a 12, según las últimas indicaciones de la policía de Gloucester, una ciudad de 100.000 habitantes.

Las tareas de búsqueda de los restos humanos se está llevando a cabo con equipos de radar similares a los utilizados en operaciones de salvamento después de un terremoto y en la detección de minas y explosivos. Los rayos ultrarrojos permiten detectar la presencia de tierra removida por debajo de la superficie.

El primer cadáver se encontró hace diez días en el jardín de la residencia de West. Posteriores excavaciones descubrieron otros. dos cuerpos de mujeres que pudieron ser enterrados entre enero de 1972 y febrero de este año.

Durante el fin de semana, restos de otros tres cadáveres se localizaron en el sótano de la residencia de tres pisos, donde la familia West vive desde hace 20 años.

La aparición de la presunta séptima víctima de West no da por terminadas las investigaciones policiales. Además de las tareas de identificación, el equipo de 30 investigadores dirigido por el comisario John Bennett tiene previsto remover nuevos terrenos en la ciudad de Gloucester y en anteriores residencias del presunto asesino.

La policía intenta localizar a Catherine Costello, la primera esposa de West. Rosemary, su actual compañera y madre de 6 de los diez hijos de West, quedó en libertad condicional tras ser interrogada por las autoridades el pasado fin de semana.

El caso de la casa de los horrores, como ha sido bautizada por la prensa británica, ha conmocionado a la población de Gloucester y desatado el temor de sus vecinos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada