jueves, 21 de marzo de 2013

Cadena perpetua para el "carnicero del aparheid"


El coronel Eugene de Kock jefe de una unidad de la policía antiterrorista durante el régimen del apartheid en Suráfrica, fue condenado ayer a cadena perpetua como autor de seis asesinatos y otros 83 delitos que suman una pena de 212 años de cárcel. Al leer la sentencia, el juez del Tribunal Supremo de Pretoria Willemvan der Merwe advirtió que la suma de condenas impedirá que el condenado pueda ser ex carcelado. El magistrado destacó que De Kock preparó sus crímenes "con todo detalle y los llevó a cabo con total sangre fría y crueldad".De Kock, de 48 años, dirigió durante la década de los ochenta el cuartel secreto de Vlakpalaas, en las afueras de Pretoria, desde el que se planificó la represión contra los líderes de los movimientos de liberación negros durante el periodo de segregación racial en Suráfrica. El antiguo jefe policial permaneció impasible mientras se le comunicaba la sentencia. Durante el proceso, De Kock -conocido como El Maligno entre los agentes sécretos del apartheid- confesó haber actuado como un "asesino de Estado" para "defender los intereses del país", según las instrucciones que recibió de los mandos de la policía y las directrices del Gobierno.

La justicia es ciega y no debe decir si una ideología es buena o mala. Pero en este caso el acusado motivado por unas creencias que le condujeron a perpetrar crímenes horribles" afirmó el juez Van der Merwe. Tras más de 19 meses de proceso, los abogados de la defensa, argumentaron ante el tribunal que De Kock iba a ser condenado como, "chivo expiatorio" por los métodos represivos utilizados por los servicios de seguridad surafricanos. El coronel De Kock espera ahora que la Comisión dé la Verdad y la Reconciliación en Suráfrica le conceda la amnistía prevista para los autores de crímenes- políticos cometidos entre 1963 y 1993 que hayan confesado y hayan mostrado su arrepentimiento.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada