martes, 26 de marzo de 2013

Las forenses confirman que los supuestos asesinatos de El Lejía fueron "a traición"


Los brutales asesinatos de Félix Cabanas, de 39 años; Ángel Gómez, de 65, y Manuel López, de 43, que fueron hallados en Nerva (Huelva) con la cabeza abierta a golpes entre los días 16 y 18 de noviembre de 1997, se cometieron a traición, sin que las víctimas opusieran resistencia a su agresor. Así lo confirmaron las dos médicos forenses que declararon ayer ante el jurado popular que deliberará sobre la culpabilidad o inocencia de Francisco Javier González Rodríguez El Lejía, de 27 años, único acusado del triple crimen.

Las forenses le aseguraron al fiscal Francisco Ontiveros que los tres cadáveres presentaban traumatismos craneoencefálicos, como consecuencia de los brutales golpes recibidos en la cabeza con objetos contundentes. Además, una de las víctimas, Manuel López, un chatarrero de la localidad minera, "tenía el cráneo aplastado" después de que el agresor le rematara tirándole con fuerza una batería de automóvil a la cabeza. Las forenses, que declararon durante casi una hora, negaron en todo momento que las víctimas presentaran en el cuerpo "señales de lucha o de defensa". El jurado popular, compuesto por cinco hombres y cuatro mujeres, pudo ver el resto de las armas utilizadas por el presunto asesino, como una barra de hierro y una llave de grifa, además de un conjunto de fotografías de las autopsias. Durante el breve interrogatorio del letrado de la defensa, Carlos Palomar, a las médicos, éstas dejaron claro que los asesinatos podrían haber sido cometidos por varias personas. No obstante, El Lejía reconoció anteriormente en cuatro ocasiones, ante la jueza de Valverde del Camino (Huelva), su implicación en los crímenes. Por otro lado, los estudios de psiquiatría practicados sobre el acusado desprenden que El Lejía "es una persona normal, que no padece ninguna enfermedad mental o trastorno", según las forenses, que explicaron que el joven tiene antecedentes de drogodependencia, lo que le creaba "un leve síndrome de abstinencia".

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada