miércoles, 20 de marzo de 2013

La investigación de los crímenes de Castellón se centra en identificar los cadáveres


Todavía se desconocen sus identidades y apenas se conocen las causas de sus muertes violentas. Por lo tanto, el aventurar una hipótesis sobre el móvil y el autor de los asesinatos de las tres mujeres cuyos cadáveres han sido hallados esta semana en la margen derecha del río Mijares, en el término castellonense de Vila-real, es adentrarse en el estricto terreno de la especulación, según fuentes de la investigación. La autopsia del tercer cuerpo, encontrado la mañana del viernes pasado, no había finalizad anoche.

El gobernador civil de Castellón, Ignacio Subías, reiteró ayer que la indagación sobre este caso no empezará a tener consistencia hasta que se sepa quiénes son las víctimas. "Hay abiertas varias líneas de investigación, algunas con bases muy sólidas, que tomarán mayor o menor fuerza una vez que se identifique a los cadáveres", dijo.Subías subrayó que es prematuro hablar de la existencia o no de un psicópata en la provincia pese a reconocer que las tres muertes tienen una estrecha relación entre sí. Por otra parte, calificó de descabellado relacionar este caso con la desaparición y el posterior asesinato de la joven profesora Sonia Rubio.

No obstante, pese a la cautela del gobernador, otras fuentes han indicado que la policía baraja como argumento más sólido que las tres víctimas fuesen mujeres que ejercían la prostitución, bien en los alrededores de la zona donde han sido encontrados sus cuerpos, extremo menos probable, o en algún club de alterne de las poblaciones adyacentes. La policía ya ha iniciado averiguaciones en estos establecimientos en función de algunos de los objetos personales que llevaban las mujeres: la segunda, la hallada el martes pasado, tenía un reloj y sendos anillos.

Doble nudo

Los tres cadáveres estaban desnudos y en estado casi esquelético. Los dos primeros, que tenían un pañuelo con doble nudo sobre el cuello, se supone que fue ron estrangulados. El tercero no tenía está prenda. Los médicos forenses de Vila-real han remitido ya gran número de muestras de los dos primeros -también lo harán del tercero una vez que concluya la autopsia- al Instituto Nacional de Toxicología de Madrid para completar la investigación y proceder, si es posible, a las identificaciones.Los cuerpos fueron arrojados a unos matorrales en la margen derecha del río Mijares, en las inmediaciones de la depuradora de Vila-real. La zona, en la que ayer trabajaban dos máquinas excavadoras aunque, oficialmente, el rastreo concluyó en la tarde de viernes, registraba una notable afluencia de vecinos llevados de la curiosidad.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada