jueves, 21 de marzo de 2013

La prensa belga dice que Dutroux ha confesado haber enterrado a otras cinco jóvenes en una de sus casas


El presunto asesino de dos niñas, el belga Marc Dutroux, quien de momento no encuentra abogado que le defienda, ha confesado haber enterrado a cinco jóvenes en su casa de Jumet, localidad próxima a Charleroi (al sur de Bélgica), según informaba ayer en su edición vespertina el diario Le Soir, que citaba fuentes judiciales. Esta información no ha sido confirmada oficialmente, y el fiscal encargado del caso, Michel Bourlet, declinó hacer comentarios, pero una fuente de la gendarmería comentó ayer: "Trabajamos [en Jumet] para encontrar cadáveres y con más certeza que cuando operábamos en Sar-La Buissière [lugar donde se hallaron los cadáveres de las niñas Julie Lejeune y Melissa Russo]".Dutroux y su esposa, Michelle Martín, fueron trasladados por la policía desde la prisión a la finca de Jumet la noche del lunes para que colaborasen en la investigación. La policía continuaba ayer excavando en la citada finca. Entre los cadáveres que se esperan hallar podrían figurar los de An Marchal y Eefje Lambreks, las dos jóvenes secuestradas por Dutroux en agosto de 1995.Por otra parte, el agente inmobiliario de Bruselas Michel Nihoul, detenido como presunto miembro de la red de secuestros y asesinatos de niños encabezada por Dutroux, fue un correo de dinero negro procedente de comisiones ilegales para el partido socialista francófono de Bélgica, según informaba en su edición de ayer, el diario De Morgen. Nihoul. realizó este trabajo a principios de los años ochenta y se quedó con la mayor parte del dinero destinado a los socialistas.


De Morgen, periódico socialista flamenco, afirma que el caso podría estar relacionado con el asesinato en 1991 del ex viceprimer ministro socialista André Cools, jefe político en la sombra de la ciudad de Lieja, y cuya muerte no ha sido aún aclarada. Este vínculo explicaría, según el diario, los fallos cometidos por la justicia y la policía de Lieja en la investigación de la desaparición y muerte de las dos niñas de ocho años que fueron halladas enterradas en una casa de Dutroux, ya que Nihoul conocía a influyentes políticos socialistas y funcionarios de justicia de Lieja.

La relación data de 1982, cuando un grupo de médicos de la asociación CME intentó construir en Lieja un nuevo hospital con una estructura innovadora para lo que tuvo que pagar comisiones al partido socialista. Nihoul hizo de intermediario con el dinero, 3,5 millones de francos (unos 15 millones de pesetas), entre la cuenta suiza del médico Jean-Marie Guffens, director del CME, y varios políticos locales, pero sólo ingresó unos 200.000 francos, ya que el resto lo invirtió en un local de alterne de Bruselas llamado El Guiño. El hospital no se construyó.

En Eslovaquia, donde Dutroux estuvo diez días antes de ser detenido, el jefe de la Interpol, Rudolf Gojdos, informó ayer que el pederasta reclutó el año pasado a 10 jóvenes para filmar vídeos pornográficos en Bélgica.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada