domingo, 24 de marzo de 2013

Detenido en Barajas el dueño del 'jardín de los horrores' de Castellón


El propietario del jardín de los horrores de Castellón, Emilio Pellicer Arias, El Petxina, de 64 años, fue detenido ayer sobre las 13.15 horas por la Guardia Civil en el aeropuerto madrileño de Barajas procedente de Bolivia. Según fuentes oficiales, el presunto narcotraficante y asesino de las víctimas halladas en el jardín de su casa volvía a España para despistar a los agentes, consciente de que seguían su rastro por Suramérica. En cambio, otra investigación explican una versión contradictoria en la que Pellicer fue capturado en Bolivia y obligado a subir al avión.

La Policía Judicial de la Guardia Civil en Castellón y Valencia conocía los planes del detenido gracias a la colaboración de su hija, a la que había telefoneado y que había explicado sus planes. De cualquier forma, desde que el titular del juzgado número 8 de Castellón, Josep Lluís AIbiñana, dictó la orden de busca y captura de El Petxina, la policía judicial emprendió una vigilancia sistemática de los estadillos con los nombres de los pasajeros de todos los vuelos procedentes de Suramérica."Detenerlo fue sencillísimo, desde Valencia nos dijeron que llegaba en el vuelo RG-714 procedente de Santa Cruz de Bolivia tras hacer escala en Brasil", explicaban fuentes de la Guardia Civil en Madrid, que esperaron al sospechoso en el aeropuerto. Allí fue detenido cuando se dirigía "desprevenido" a la terminal nacional a tomar el vuelo de Iberia IB-8996 a Valencia, para el que había reservado plaza.

El detenido fue trasladado al juzgado número 15 de guardia de Madrid, cuyo titular lo envió, a Castellón. Escoltado por un convoy policial, El Petxina salió de Madrid a las 18.00 horas y llegó a Castellón sobre las 22.00.

En cuanto conoció la detención de Pellicer, el juez Albiñana solicitó que llevaran a Castellón, para interrogarlo de nuevo, la Rafael R. L., el recluso de la cárcel de Picassent (Valencia) que reconoció estar implicado en los hechos. Este preso fue el que aportó las pistas que permitieron llegar primero hasta El Petxina y luego a la casa de los horrores donde, según fuentes del caso, podrían estar enterradas cuatro personas o más.

De momento, los forenses siguen analizando Ios minúsculos huesos hallados por la Guardia Civil y sólo está casi confirmada la identidad de una víctima, el técnico de IBM Enrique Benavent, de 34 años, desaparecido el 22 de junio de 1991. En el interrogatorio de ayer, el recluso se mostró remiso a hablar y dijo que no sabía que hubiera más cadáveres que el de Benavent.

Fuentes no oficiales mantienen una segunda versión sobre la captura de Pellicer según la cual éste fue localizado y detenido en Bolivia, pero no pudo ser entregado a la Interpol por problemas legales. Estas fuentes comentaban que no existe un tratado de extradición entre Epaña y Bolivia. Según esas fuentes, El Petxina fue conminado a subir al avión que le condujo a Barajas, donde por fin pudo ser detenido por la Guardia Civil.

Sin embargo, el delegado del Gobierno en la Comunidad Valenciana, Carlos González Cepeda, y fuentes de la Guardia Civil en Madrid y Valencia niegan esta versión y aseguran que El Petxina desconocía que sus pasos eran vigilados de cerca. "Tenía intención de venir a Valencia y había reservado plaza en un avión", ratifica González Cepeda, que considera esta "rápida detención" como prueba de la "eficacia y profesionalidad" de la Guardia Civil.

El Petxina procedía del aeropuerto de Viru-Viru en Santa Cruz de la Sierra, la segunda ciudad de Bolivia, de unos 700.000 habitantes, un importante, centro de distribución de cocaína para la exportación, situada en la llanura amazónica, según informa desde La Paz Mabel Azcuiz.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada