miércoles, 20 de marzo de 2013

Intensa cooperación internacional para localizar a el Destripador de Lisboa


Los servicios de Interpol y el FBI norteamericano están colaborando estrechamente con la Policía Judicial portuguesa para localizar a un asesino en serie conocido como El Destripador de Lisboa, un psicópata que emula desde hace cuatro años al célebre Jack el Destripador. Después de su desaparación tras matar a cinco prostitutas en Lisboa entre 1992 y 1993, el psicópata parece haber regresado. Los investigadores han seguido sus pasos y, gracias a la colaboración de Interpol, han sido. detectados casos similares, en Holanda, Bélgica y Dinamarca.

Estos nuevos asesinatos hacen sospechar a los investigadores de varios países que el destripador pueda ser un camionero que viaja por Europa. Las autoridades policiales portuguesas se encuentran también a la espera de una respuesta oficial española sobre posibles casos detectados en España, dado que el asesino desapareció de la escena portuguesa en 1993 y parece que puede haberse desplazado por algunos países europeos.El sorpredente caso ha llegado a suscitar la curiosidad y la colaboración de especialistas del FBI norteamericano, que se desplazaron expresamente a Lisboa para analizar el perfil del psicópata que aterrorizó a la capital portuguesa. David Gomes, uno de los expertos norteamericanos, no ha ocultado su desconcierto por el misterioso psicópata y ha revelado que en Estados Unidos no recuerdan un caso. tan excepcional. Pese a su experiencia en asesinos en serie, Gomes no recuerda un caso parecido después de haber analizado cerca de 8.000 crímenes violentos con un resultado de 130 asesinos peligrosos encarcelados. A su juicio, el asesino es "un portugués de raza blanca, con edad comprendida entre los 28 y 35 años, que vive solo en el área metropolitana de Lisboa y en un apartamento alquilado"."Psicópata Pervertido"

Al nuevo Jack el Destripador no le basta con matar a sus víctimas, en todos los casos prostitutas jóvenes y toxicómanas. Se ensaña con ellas. Las estrangula, abre sus vientres con un vidrio y siempre se lleva alguna víscera de recuerdo. Informes de la Policía Judicial portuguesa describen al asesino con un ilustrativo perfil: "Hombre blanco, alto, de entre 30 y 40 años de edad. Psicópata pervertido, Probablemente odia a las mujeres. Realiza cortes a las víctimas en el pecho, vientre y vagina, zonas que simbolizan la fecundidad femenina. Se sospechó durante algún tiempo que podría haber contraído el sida. No entra en. contacto con la sangre de las víctimas. Usa guantes. Le encanta el protagonismo. Actúa solo y estrangula a las mujeres cuando se encuentran practicando sexo oral. Nunca llega a violar vaginalmente a sus víctimas. El asesino ha debido de tener extrañas relaciones con su madre".

El jefe de la Policía de Lisboa, Pedro Amaral, reconoce que los esfuerzos de la Policía se han multiplicado, aunque el resultado hasta ahora es absolutamente negativo. Se han abierto decenas de investigaciones, husmeado cientos de pistas y entrevistado a numerosos testigos, pero sin resultado. Los agentes siguieron infructuosamente durante meses a un médico que frecuentaba los ambientes de la prostitución lisboeta y se ajustaba al perfil del destripador. Otro de los sospechosos fue un empleado del Instituto de Medicina Legal (Forense). Nuevo fracaso.

Amaral confía en que la colaboración de las policías europeas pueda aportar nuevos datos que concreten más las investigaciones, aunque El Destripador de Lisboa actúa durante la noche, sin testigos, y muestra gran habilidad para no dejar rastro.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada