domingo, 24 de marzo de 2013

El camionero acusado por error de tres crímenes exige que alguien lo "pague"


"Los errores se tienen que pagar de alguna forma". Claudio Alba, de 52 años de edad, gozó ayer de su primer día de libertad sin cargos después de que hace 21 meses y 25 días se le detuviera por haber matado supuestamente a tres mujeres, de entre 23 y 28 años, en Castellón. Por esos crímenes se ha procesado ahora a Joaquín Ferrándiz, que incluso ha confesado haber asesinado a otras dos. "Nadie ha venido a pedirme disculpas", se dolió ayer Alba.

Pese a sus cinco meses encarcelado y al largo periodo en libertad vigilada, el rencor no parece ser una característica de Claudio Alba, un camionero de 52 años al que se detuvo el 18 de enero de 1997 bajo la acusación de haber matado a tres mujeres que ejercían la prostitución. Ahora, las pruebas añadidas a la propia confesión inculpatoria de Joaquín Ferrándiz, el presunto asesino en serie de Castellón, han ratificado la inocencia de Alba.Las quejas de Alba no se centran tanto en la Justicia como en la policía que llevó a cabo la investigación. "La Justicia se equivoca de vez en cuando, pero yo no he perdido la fe en ella", asegura para después denunciar: "A mí me detuvieron, me enseñaron tres fotos [de las víctimas] y me dijeron que yo las había matado y que les daba igual que dijera que sí o que no". "Me acusaron porque conocía a una", subraya.

En el momento de su arresto había en Castellón un total de siete asesinatos sin resolver. Con la detención e inmediato ingreso en prisión de Alba, que reside cerca de Tarragona, la larga lista se vio reducida en tres, hecho que se presentó como un gran logro policial. Después de que se decretara su libertad vigilada, la juez concluyó el sumario sin hallar indicios para su procesamiento. Sin embargo, la Audiencia de Castellón revocó esta decisión.

A Alba se le ha quedado holgado el cuello de la camisa. Perdió el trabajo que tenía como transportista, ya que debía presentarse tres veces a la semana en el juzgado de Vila-Real. "Ahora me saludan por la calle y me dan la enhorabuena", afirma, aunque añade: "Me habría gustado hacerme famoso cantando y no con este asunto". Además, no olvida a todos aquéllos que, el día de su detención, le insultaron y zarandearon a la puerta del juzgado: "A ésos les mando un recuerdo. Y a los que creyeron en mi inocencia, un abrazo", ironiza. Vive desde hace unos meses en la pedanía tarraconense de Albinyana. Allí ha encontrado el apoyo de vecinos y amigos. Además, su nuevo jefe le ha aconsejado que se tome unas pequeñas vacaciones.

Torpe investigación

"Irregulares circunstancias", "muy deficiente y torpe investigación", "infructuoso intento de esclarecer tres homicidios", "obcecado e irracional empeño" y "desprecio a líneas de investigación acertadas" fueron algunos de los términos empleados ayer por los abogados de Alba, Silvia Vicente y Juan José Pérez Macián. Éstos han anunciado su intención de emprender acciones civiles e incluso penales contra todos aquéllos que han intervenido en el proceso contra su defendido, así como de exigir responsabilidades administrativas a miembros del Ministerio de Interior y el de Justicia."El dinero no puede pagar lo que he pasado", enfatiza Alba en alusión a las posibles indemnizaciones por daños y perjuicios. Sus letrados hicieron ayer referencia a "las autoridades públicas, policiales, fiscales y judiciales que se permitieron presentar a un inocente como presunto autor de tres homicidios". Pérez Macián concretó: "Me atrevería a decir que a algunos de estos responsables que hoy no quieren dar la cara les apetecería seguir afirmando que Alba es culpable". Además, señaló que "la desesperación de la policía por la alarma social no justifica que se elevase a categoría de indicios un cúmulo de barbaridades".

El PSPV-PSOE, Esquerra Unida y Nova Esquerra ya han pedido la dimisión del subdelegado del Gobierno en Castellón, Vicente Sánchez Peral, como máximo responsable provincial de las fuerzas de seguridad.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada