miércoles, 20 de marzo de 2013

Identificados los huesos de una víctima del 'matamendigos'


El horror vuelve a tener nombre. Una de las tres víctimas que Francisco García Escalero -el mendigo que confesó 15 asesinatos- dijo haber arrojado al pozo de la Cuesta de los Sagrados Corazones ha sido identificado. Se trata de Mariano Torrecilla Estaire. Presumiblemente, un vagabundo. Ése es el único dato que, de momento, ha emergido de las profundidades del pozo. Un lugar donde Escalero, hace años, ocultó los despojos de su furia ciega. Sin embargo, la excavación -necesaria para desenterrar nuevas pruebas- está paralizada por falta de presupuesto.García Escalero, de 40 años, el mayor asesino en serie que jamás pisó Madrid, confesó a finales del año pasado haber arrojado los cadáveres de tres de sus víctimas, así como la cabeza de otra calcinada, al pozo situado en la parte trasera del convento de clausura de Santa Gema Galgani, junto a la calle de Arturo Soria. En ese lugar dormía muy a menudo Escalero con otros mendigos. Les mataba siempre por detrás impulsado por una "fuerza irresistible", que le nacía de beber vino y tomar pastillas.

Los tres cuerpos del pozo fueron arrojados hace más de cuatro años. Los poceros del Ayuntamiento se encargaron, en un principio, de la excavación. Los huesos descubiertos fueron remitidos para su análisis al Instituto Anatómico Forense. La prospección se paralizó en febrero, a una profundidad de 20 metros. La falta de equipos y de oxígeno -en una atmósfera corrompida- motivaron la parada. El juez envió en abril un oficio al Ministerio de Justicia, en el que le solicitaba que se hiciese cargo del coste de las excavaciones. Según el abogado de Escalero, José Emilio Rodríguez Menéndez, nada se ha movido desde entonces. "Mi cliente se ha mostrado dispuesto a colaborar con la justicia; él dice que son más de tres los vagabundos que enterró en ese pozo", se lamentó. Tras la identificación de los huesos de Torrecilla, el juez ha ordenado a la policía que investigue y que localice a sus familiares.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada