lunes, 18 de marzo de 2013

El 'asesino de las viudas' declara que mató a nueve mujeres por un irresistible impulso sexual


El presunto asesino de las viudas José Antonio Rodríguez Vega, de 30 años, detenido el jueves en Santander, se ha declarado autor de la muerte de nueve mujeres que vivían solas, y no de tres, como se había asegurado en un principio. El inculpado declaró ayer, a lo largo del interrogatorio al que le sometió la policía, que había actuado siempre por un irresistible impulso sexual.

La lista de sus víctimas se amplía, después de las mencionadas ayer (Natividad Robledo, de 66 años; Julia Paz, de 69, y Margarita González, de 82) a Josefa Martínez Collantes, María Isabel Fenández Vallejo, Josefa Quirós Llano, Florinda Fernández Valliciergo, Ángeles Soto Margüelles y Eugenia González Arana, todas residentes en Santander. Las dos primeras sucumbieron en el otoño de 1987, mientras que las otras fueron asaltadas y muertas entre los meses de febrero y abril del año en curso; la última, Ángeles Soto, concretamente, el día 2 de abril. Todas ellas habitaban solas en distintas calles de Santander y tenían entre 65 y 80 años.Rodríguez ha confesado que actuó siempre movido por un irresistible y obsesivo impulso sexual. "He actuado exclusivamente por motivos sexuales", ha explicado Rodríguez a los agentes que le interrogaban, no demasiado abatido ni consciente de la brutalidad de sus crímenes. Reconoce que, al menos en un caso, consumó una violación.

Recuerda a Julia Paz, la sexagenaria asesinada en la localidad cánatabra de Muriedas, como persona de fuerte espíritu y coraje que se resistió a morir y peleó con el agresor hasta que éste logró asfixiarla.

La policía no ha finalizado las diligencias y continúa sus investigaciones, sin que descarte la posibilidad de imputar nuevos delitos a Rodríguez, quien se ha confesado traumatizado psíquicamente desde el momento en que al salir de la cárcel, tras cumplir una prolongada condena por un delito de violación continuada, su madre le negara su afecto y comprensión.

A lo largo de su declaración, Rodríguez Vega ha considerado inexplicable que algunas de sus víctimas sufrieran lesiones vaginales ocasionadas por algún objeto contundente. Rodríguez asegura haberse valido, exclusivamente de las manos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada