lunes, 18 de marzo de 2013

El presunto 'asesino de las viudas', detenido en Santander


José Antonio Rodríguez Vega, de 30 años, albañil, separado de su mujer, fue detenido a las ocho de la mañana de ayer en su domicilio, inmediato a la Audiencia Provincial de Santander, como presunto asesino de las viudas. La policía cree poseer las pruebas precisas para culparle de la muerte de tres viudas que vivían solas.

Las víctimas son Margarita González Fernández, de 82 años, y Natividad Robledo Espinosa, de 66, en octubre de 1987 -ambas residentes en Santander-, y Julia Paz Fernández, de 69, en la cercana localidad de Muriegas, hace sólo un mes.Dos de los cadáveres, los correspondientes a Robledo y Paz, aparecieron con lesiones en la vagina producidas por un objeto contundente; González, la octogenaria, de fuerte complexión, debió ofrecer resistencia en la cocina a su agresor y, a diferencia de las otras, no tenía heridas en la zona genital.

Robledo murió de paro cardiaco provocado por asfixia; tenía erosiones en el rostro y hematomas en la parte interna de los muslos. González, que murió por la misma causa, apareció con erosiones en la cara y codos y sin la braga, encontrada bajo un mueble. Paz había sangrado entre los muslos y su muerte sobrevino por edema pulmonar que provocó el paro cardiaco. En los tres casos no se hallaron signos de violencia ni en puertas ni ventanas de los pisos.

La policía había iniciado hace aproximadamente un mes, secundada por la Guardia Civil, investigaciones muy directas, sobre todo después de reflexionar en una coincidencia: en dos de los domicilios un albañil había emprendido trabajos inacabados al sobrevenir los sucesos. La búsqueda en los archivos policiales permitió tener varios retratos robot de maniacos sexuales.

Detenido a los 20 años

La semblanza de José Antonio Rodríguez pareció a los investigadores muy acorde con los hechos perseguidos. Había sido detenido por la Guardia Civil por primera vez cuando tenía 20 años de edad, como presunto autor de varios delitos de violación, abusos deshonestos y lesiones. Cinco mujeres de edades comprendidas entre 18 y 55 años reconocieron haber sido atacadas por él y sufrido vejaciones sexuales. Dos de sus víctimas de entonces hubieron de ser curadas en el hospital Valdecilla por lesiones en el aparato genital.La Audiencia Provincial, en abril de 1979, condenó a Rodríguez a 15 años de reclusión menor por un delito de violación consumado y a otras varias penas inferiores por idénticos delitos.

En el registro domiciliario efectuado ayer para proceder a su detención, la policía -según dijeron a los periodistas el delegado del Gobierno, Antonio Pallarés, y el comisario Agustín Ariznabarreta- encontró varios objetos propiedad de sus víctimas: un televisor, unas jarritas de adorno, un pisapapeles, una cadena y pendientes de Natividad Robledo y otros efectos que, presuntamente, el albañil se llevó de casa de Margarita González.

Ayer, José Antonio Rodríguez estaba siendo interrogado en la comisaría de policía. Con él ha sido detenida una mujer, a quien, de momento, la policía exime de toda culpabilidad en la autoría de las tres muertes. Rodríguez podría ser asimismo, según el delegado del Gobierno, inculpado por lo menos de otros dos asesinatos similares.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada