martes, 19 de marzo de 2013

Polémica sobre la eficacia policial en EE UU por el caso del 'carnicero de Milwaukee'


ALBERT MONTAGUT, La fiscalía de la ciudad norteamericana de Milwaukee (Wisconsin) ha presentado un total de 12 cargos de asesinato en primer grado contra Jeffrey Dahmer, el joven detenido el pasado mes de julio acusado de múltiples muertes y cuyo apartamento estaba repleto de osamentas humanas. Mientras los nuevos detalles relacionados con las andanzas del carnicero de Milwaukee siguen erizando los pelos de los estadounidenses, el caso Dahmer ha abierto una polémica sobre la incompetencia y el racismo de la policía local, y también ha dejado al descubierto las fallas sociales de un sistema que no puede controlar los casos aislados de violencia.

Dahmer, a quien la policía relaciona con un total de 17 asesinatos, compareció ante el juez el pasado martes. El acusado escuchó las alegaciones del fiscal y la retransmisión televisada de la vista en directo, y sin inmutarse. El próximo día 22 volverá a presentarse ante el juez, que Fijará la fecha del inicio del juicio. Se espera que para entonces la fiscalía aumente el número de acusaciones hasta un total de 17.

Los abogados defensores opinan que la matanza de Dahmer se justifica por "un estado de angustia"; los fiscales creen que el acusado es un asesino sin escrúpulos que odia a los homosexuales y a los negros, los dos perfiles comunes de sus víctimas.

Catherine Lacy, la madre de una de las víctimas de Dahmer, Oliver Lacy, ha presentado una demanda de tres millones de dólares contra la policía local, aduciendo que la muerte de su hijo pudo evitarse. La denuncia se basaba en la incompetencia que demostraron dos agentes que hace tres meses llamaron a la puerta de Dahmer para investigar los gritos que se oían desde el apartamento del acusado.

Cuando los policías llamaron a la puerta de Dahmer, éste les convenció de que su acompañante, Konerak Sinthasomphone, de 14 años, había mantenido una disputa con él, pero que todo estaba ya en orden. Minutos después de que la policía aceptara sus explicaciones, Dahmer violó a su víctima, la estranguló y descuartizó. Los dos agentes han sido sancionados y han sido retirados del servicio sin paga.

La comunidad negra

La comunidad negra de Mllwaukee ha reaccionado con mucha fuerza ante el caso Dahmer, y a medida que se van conociendo más detalles sobre lo que ocurrió en el apartamento del acusado es más evidente que Dahmer no debió obtener la libertad vigilada después de asaltar sexualmente a un adolescente en 1988.

El juez del caso, Jeffrey Wagner, solicitó ayer cinco millones de dólares (520 milllones de pesetas) de fianza para el acusado poco después de escuchar las alegaciones de la fiscalía.

Según los acusadores, las víctimas del carnicero de Milwaukee fueron identificadas por las dentaduras. La composición de los hechos y los detalles de lo ocurrido en el apartamento de Dahmer son realmente espeluznantes y pasarán a la historia del crimen.

Una de sus víctimas, Anthony Sears, de 24 años, conoció a Dahmer en 1989. Tras aceptar una invitación de éste, acudir a su casa y mantener relaciones sexuales, fue drogado, estrangulado y descuartizado. Su cabeza fue hervida y despellejada. Raymond Smith, de 33 años, de raza negra, corrió la misma suerte. Con la excusa de mostrarle unos vídeos, Dahmer consiguió que Smith aceptara la invitación de visitay su casa; lo que su víctima no sabía es que visitaría una cámara de los horrores de la que no regresaría jamás. Su cráneo, pintado de colores, fue encontrado encima de un mueble,como si se tratara de un pisapapeles.

[Por otra parte, cinco adolescentes, con edades comprendidas entre 13 y 18 años, sospechosos de haber matado a un mensajero para divertirse, fueron detenidos ayer en Wat Erbury (Connecticut), según informa France Presse. Los individuos encargaron una comida china y luego intentaron robársela al mensajero. Al resistirse éste, le dispararon con una escopeta].

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada