martes, 19 de marzo de 2013

El carnicero de Milwaukee


La policía de Milwaukee (Wisconsin) cree que Jeffrey Dahmer, el joven detenido el pasado lunes bajo la acusación de asesinato múltiple y cuyo apartamento estaba repleto de osamentas humanas, ha podido matar y descuartizar a 17 personas. Los investigadores sospechan que las carnicerías de Dahmer comenzaron hace 10 años, y, de momento, los forenses cifran en 11 el número de cadáveres encontrados en el piso del detenido. La policía alemana sospecha que Dahmer, el carnicero de Milwaukee, pudo estar relacionado con una mutilación múltiple en Alemania en 1980.

Una semana después de su detención, Dahmer ha sido acusado ya formalmente de cuatro homicidos en primer grado, cifra que se verá aumentada en cuanto los forenses terminen sus análisis de los restos humanos hallados en la casa del detenido. Si el jurado le considera culpable, Dahmer se enfrenta a la cadena perpetua. En Wisconsin no hay pena de muerte.El caso Dahmer se complicó el viernes cuando la policía alemana se interesó por las actividades del detenido durante su servicio militar en Europa. Los alemanes tratan de relacionar al detenido con cinco asesinatos y mutilaciones registrados en Francfort a principios de los años ochenta. Dalimer sirvió dos años en el Segundo Batallón de la 58ª División Blindada en Baumholderm hasta el 24 de mayo de 1984, fecha en la que abandonó el ejército.

El juez que ha revisado los primeros detalles del caso ha fijado la fianza del detenido en un millón de dólares, al tener en cuenta que Dahmer se halla aún en libertad vigilada por el asalto sexual a un adolescente en. 1988.

Dalimer reconoció el jueves ante el juez, corroborando así su primera declaración ante la policía, que había drogado, estrangulado y descuartizado a sus víctimas, que había hervido sus cabezas y conservado sus cráneos en la nevera y que había tomado fotografías del proceso de mutilación.

Jeffrey Jentzen, uno de los médicos forenses que han revisado los restos humanos halla dos en la casa del detenido, ha declarado que tras examinar los huesos no descarta algún acto de canibalismo.

Las víctimas que ya han sido identificadas eran de Illinois, y un quinto, de Milaukee. Las víctimas identificadas por la policía son Joseph Bradehoft, de 25 años; Oliver Lacy, de 23; Jeremiah Weinberger, 23; Matt Turner, de 20, todos ellos de Chicago, y Errol Lindsey, de Milwaukee.

El superviviente

La policía descubrió el caso cuando el pasado lunes un hombre esposado pidió ayuda a un agente después de haber podido convencer a Dahmer de que le dejara salir de su apartamento. Traey Edwards, de 32 años, consiguió salvar su vida al convencer a Dahmer de que debía entregarse. La conversación, una cuestión de vida o muerte para Edwards, se prolongó durante cuatro horas. Edwards explicó que conoció a Dahmer, empleado de una factoría de caramelos, en un centro comercial, y que aceptó su invitación de tornar una cerveza en su apartamento. "Nunca más me enrollaré con un desconocido", ha explicado Edwards.

Algunos familiares del acusado han declarado que hace tres años descubrieron en su casa un baúl repleto de huesos, pero que entonces fueron incapaces de pensar que pudieran ser humanos. Los Dahmer proceden de Ohio, y ahora recuerdan detalles que les ponen la carne de gallina. Shari, su madrastra, ha declarado que cuando Dahmer era joven "le encantaba jugar con ácido y con cuerpos de animales muertos".

La policía ha explicado que Dahmer conseguía atraer a sus víctimas haciéndose pasar por fotógrafo profesional y con la excusa de querer hacerles unas fotos para su portafolios profesional. Cuando llegaban a su casa les drogaba e iniciaba el e tramático ritual de la mutilación. Dahmer ha declarado que odia a los homosexuales y a, los negros. El detenido tiene serios problemas con el alcohol. Dahmer nació en la pequeña localidad de Akron.

El caso del carnicero de Milwaukee ha provocado una gran consternación en la zona de Wisconsin y en el área metropolitana de Chicago. Las fotografías de policías enfundados en trajes de buzo y el traslado de neveras llenas de restos humanos han traumatizado a esta ciudad cervecera del lago Michigan.

El efecto del caso afecta, sin embargo, a toda la región. Un juez de Racine (Wisconsin) ha detenido un juicio contra un hombre acusado de haber matado y descuartizado a un ecologista hasta que se demuestre que Dahmer no tuvo conexión con la víctima. La policía, que cree haber dado con uno de los "peores asesinos de la historia", está tratando ahora de recomponer todos los casos de asesinato y mutilación no resueltos en los últimos 15 años, en un intento de relacionarlos con el carnicero de MiIwaukee.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada