miércoles, 20 de marzo de 2013

La policía aun no ha hallado en el pozo víctimas del mendigo psicópata


La policía, con ayuda de varios poceros, seguía ayer desescombrando el pozo de la zona norte de Madrid donde el mendigo Francisco G. E., el Barbas, ha confesado haber arrojado hace cuatro años los cadáveres de dos hombres y de una mujer. El presunto homicida, un psicópata, ha declarado en la Brigada Judicial haber dado muerte a 11 personas durante los últimos seis años.

El psicópata condujo a los agentes encargados del caso hasta un pozo de unos 35 metros de profundidad situado en la calle del Sagrado Corazón. Los operarios habían conseguido llegar ayer a unos 16 metros de profundidad, tras retirar los escombros que taponaban el agujero.

"El aire, a esa profundidad, es irrespirable, por lo que los poceros tienen que desarrollar su labor provistos de mascarillas", explicó Juan Antonio González, jefe de la Brigada Judicial. Éste aseguró que todavía no ha sido hallado ningún resto de las víctimas presuntamente enterradas en ese lugar por el detenido.

El comisario González está convencido de que García Escalero dijo la verdad cuando aseguró que había tirado a ese pozo los cuerpos de las tres personas. Cuando lo hizo, el pozo aún no había sido cegado con escombros. "El detenido explicó que el pozo era bastante profundo entonces porque transcurrió un rato desde que arrojó los cadáveres desde el brocal hasta que los oyó golpear en el fondo", indicaron fuentes de la investigación.

La policía también está realizando averiguaciones para aclarar si el psicópata ha actuado en otras ciudades, ya que resulta extraño en la carrera criminal de este individuo que estuviera todo el año 1990 y parte de 1991 sin cometer ningún crimen.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada