lunes, 18 de marzo de 2013

El autor del asesinato masivo mas espectacular de la historia británica comparece mañana ante un tribunal de Londres


Denis Andrew Nilsen, un serio y aparentemente tranquilo funcionano británico, comparecerá mañana lunes ante el tribunal criminal de Old Bailey, en Londres, acusado de haber estrangulado a cinco jóvenes. La policía asegura que Nilsen ha confesado ser autor del asesinato masivo más espectacular de la historia britántica y que ha matado y despedazado a quince personas a lo largo de los últimos cinco años, pero la acusación oficial ha tenido que limitarse a cinco casos, porque ha sido imposible establecer la identidad de las otras víctimas. Todos eran hombres jóvenes sin domicilio fijo ni trabajo conocido.

La historia comenzó a finales del pasado mes de febrero. Un fontanero que intentaba desatrancar el desagúe de una vivienda en el norte de Londres encontró dos cabezas y otros restos humanos. La policía descubrió a las pocas horas otra casa, el número 193 de Melrose Avenue -conocida ya como La casa de los horrores-, en la que aparecieron más restos.Un hombre de 37 años, soltero, funcionario apreciado por sus superiores, fue detenido. En los interrogatorios confesó haber estrangulado a quince personas. Treinta aspirantes a bobby (policía metropolitana) rastrearon durante varios días, palmo a palmo y escarbando con los dedos, el jardín de la casa y un solar inmediato. Pacientemente fueron reuniendo centenares de pequeños trozos de hueso, ropas y objetos personales.

Los médicos no han podido establecer con exactitud a cuantos cuerpos corresponden, pero lo más probable es que la macabra cuenta de Nilsen sea cierta. Poco a poco se reconstruyó la historia de lo que constituye ya el crimen más espantoso de la historia de Gran Bretaña.

Una limpia biografía

Denis Nilsen nació en un puerto pesquero de Escocia, hijo de un soldado noruego, y de una joven escocesa. Fue buen estudiante, más dado a las letras que a las ciencias, y buen compañero. Cuando terminó sus estudios secundarios anunció sorprendentemente que se alistaba en el Ejército como voluntario. Estuvo destinado en Aden y en Irlanda del Norte y regresó un día a su casa como sargento. Poco después se trasladó a Londres e ingresó en la Policía Metropolitana, donde ejerció durante un año como bobby de barrio. Sin que se sepa exactametne por qué, abandonó la policía y con buenos informes fue contratado como funcionario de categoría intermedia en el Servicio de Desempleo.Aparentemente, Nilsen llevaba una vida normal. Amante de la poesía y de la música (al parecer ha escrito algunos versos), se le conocían pocos amigos. Vestía siempre con pulcritud y tenía una agradable presencia física: alto, delgado, con gafas que le dan un cierto aspecto de intelectual. Le gustan también los animales y especialmente los perros. Él tenía uno, Blip, al que cuidaba, según su madre, con esmero. También sabía cocinar y se dice que siendo soldado colaboró en la preparación del almuerzo de la reina en el castillo de Balmoral.

Ni sus compañeros de trabajo ni sus vecinos sospecharon nunca que llevara una doble vida. Parece, sin embargo, que Denis Nilsen rondaba por la noche en los pubs a la búsqueda de hombres jóvenes sin domicilio fijo ni lugar donde dormir. Varios miles de muchachos buscan cada día en Londres un lugar donde guarecerse.

Según la policía, Nilsen llevaba a los jóvenes a la casa de los horrores y les estrangulaba mientras dormían. Nadie quiere aventurar nada, pero parece probable que existieran implicaciones sexuales. Lo que concede un aspecto más macabro al caso es que los cuerpos han aparecido completamente despedazados y que en algunos casos se ha comprobado que el asesino llegó a introducir partes del cuerpo humano en agua caliente para hervirlas.

Si se confirma que Nilsen estranguló a quince hombres, habrá batido el desgraciado récord del estrangulador de Yorkshire, Peter Sutcliff, que asesinó a trece mujeres y que cumple ahora cadena perpetua. La policía británica, de otra parte, nunca ha creído completamente la historia de un muchacho que se hace llamar Bruce Lee, y que afirma haber causado la muerte de 26 personas en incendios provocados. Según las investigaciones realizadas, diez de estos incendios tuvieron un origen puramente accidental. Sin embargo, otros tantos son, sin duda, obra suya.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada