domingo, 17 de marzo de 2013

1.000 policías británicos, tras un asesino psicópata


La mayor concentración armada de la policía en la historia británica -un millar de hombres- está lanzada a la caza de un hombre en el pueblo de Malton, en el norte de Yorkshire. El supuesto psicópata ha asesinado a tres personas -dos de ellas, policías- en las últimas dos semanas, pero ha conseguido no ser capturado.Si realmente es el que ha citado la policía, se trata de un hombre que conoce bien las técnicas de combate y supervivencia, pues las aprendió cuando intentó entrar, en 1969, en los comandos de élite Special Air Service (SAS).

La policía ha dado un nombre: Barry Peter Prudon (o Edwards), de 37 años de edad y residente en Leeds. Antiguo miembro de los SAS del Ejército Territorial, intentó entrar, de modo permanente, en este cuerpo en 1969, pero no logró superar las pruebas finales sobre iniciativa personal.

En enero de este año fue puesto en libertad condicional, tras agredir a un automovilista con una barra de hierro. La policía le describe ahora como "despiadado e insensible". Con una pistola automática del calibre 22 en sus manos, el psicópata se paseó el lunes tranquilamente por Malton. David Winter, sargento de la policía local, intentó detenerle al observar que actuaba de un modo sospechoso. Winter cayó muerto de un balazo. Dos semanas antes había asesinado en Harrogate al policía David Haigh. Pocos días después mataba a un electricista, cuya esposa quedó herida de gravedad.

El asesino ha logrado evitar a las patrullas en las carreteras y despistar a los perros policía. Estas técnicas las aprendió con los SAS, como su habilidad para cambiar de apariencia y para manejar las armas. La policía estaba convencida de que el asesino seguía en Malton y esperaba que saliese de su escondite en busca de alimentos. Pero ayer la policía admitió que quizá se les había escapado el hombre que buscaban y amplió la caza a los alrededores del pueblo.

Malton es un pueblo sitiado. Sus 4.800 habitantes no están acostumbrados a ver policías armados y, desde luego, no tantos. Estaban aterrorizados mientras los mil policías proseguían su caza.

Algunos miembros de las fuerzas de seguridad patrullaban en las calles de Malton durante dieciocho horas al día.

Refuerzos de Scotland Yard

Ayer llegaron refuerzos de Scotland Yard, que han sumado un helicóptero a los dos de las fuerzas aéreas y del Ejército. Este está aconsejando a la policía cómo enfrentarse a un hombre con el entrenamiento de los SAS.El jefe de la policía de North Yorkshire, Kenneth Henshaw, apeló ayer, en mensaje por radio, al asesino -que se supone dispone de un transistor- para que se entregue. Ha avisado ya de que sus subalternos están dispuestos a tirar a matar.

La novia de Prudon, Carol Francis, también le ha rogado que salga de su escondite.

Nunca se habían visto tantos policías armados en la zona. Ni siquiera en los días más funestos del destripador de Yorkshire. Sin embargo, la viuda del sargento Winter ha declarado que se opone a que la policía vaya armada, rechazando también de plano la restauración de la pena de muerte.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada