jueves, 14 de febrero de 2013

Un payaso aficionado, presunto asesino de 32 personas en Chicago


Durante el día era decorador. Por la noche, payaso y asesino. John Wayne Gacy, residente en Chicago, ha sido acusado por la policía de haber dado muerte, aparentemente por razones de índole sexual, a por lo menos quince personas en un plazo de unos dos años. Se sospecha, sin embargo, que el decorador de Chicago pudo causar la muerte a 32 personas, todas ellas desaparecidas en la zona de su residencia desde hace unos tres años.
La historia de Gacy saltó a la luz el pasado sábado, cuando la policía descubrió en el sótano de su casa los cadáveres descompuestos de cinco jóvenes, de edades comprendidas entre cinco y diecisiete años. El supuesto homicida pudo indicar entonces que en el jardín de su casa todavía podían encontrar los cuerpos de más víctimas, y ayer agentes policiales desenterraron diez cuerpos más.
El método de atraer a sus víctimas era doble. Por un lado, el decorador, que se ha confesado homosexual, ejecutó a varios jóvenes con los que había mantenido relaciones amorosas.
La segunda forma era más refinada. Vestido de payaso, acudía a las escuelas y hospitales de niños para divertirlos con sus disfraces y gracias. Luego los atraía a su casa y los daba muerte. La policía sospecha que algunas víctimas más pudieron ser conducidas a otra casa que el decorador poseía en las cercanías del aeropuerto internacional de O'Hara.
En la historia de Estados Unidos se ha dado un caso parecido. El asesinato en masa de unas treinta personas a manos de Juan Corona, en California, en el año 1972.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada