jueves, 7 de febrero de 2013

La tía de Rocío Wanninkhof insiste en acusar a Vázquez de su muerte

Tony Alexander King volvió ayer a ser un personaje secundario en el juicio que se sigue contra él por la muerte de Rocío Wanninkhof en la Audiencia Provincial de Málaga. En la sexta jornada de la vista oral, el protagonismo recayó de nuevo en Dolores Vázquez, exculpada del asesinato de la joven tras haber pasado 17 meses en prisión condenada sin pruebas. Josefa Hornos, tía de la víctima, aseguró que Rocío "tenía pánico de Dolores Vázquez porque le dijo en varias ocasiones que la tenía que matar".
Josefa Hornos añadió que la ex compañera sentimental de su hermana Alicia "castigaba y pega mucho a Rocío". La tía de la joven mijeña afirmó que su sobrina fue objeto de "malos tratos sistemáticos y habituales" por parte de Dolores Vázquez. El magistrado que preside el tribunal del jurado, José María Muñoz Caparrós, que ha prohibido nominalmente que en este juicio se saque a relucir el nombre de la anterior condenada, no hizo ayer ademán de parar la declaración de Josefa Hornos, que en ocasiones se adelantaba a las preguntas del abogado de la acusación particular, Marcos García Montes.
La tía de Rocío justifico que su hermana no denunciara los "malos tratos" que, según ella, infligía Dolores Vázquez a su sobrina en el hecho de que la casa estaba a nombre de la anterior condenada, y si Alicia la denunciaba "se quedaría en la calle con tres niños". Respecto al papel de King en el crimen, Josefa Hornos dijo que el ciudadano británico "ayudó a Dolores Vázquez a matar a Rocío".
Antes de que la tía de la víctima cargara contra la ausente Dolores Vázquez, el comandante de la Guardia Civil que colaboró en la investigación del caso Wanninkhof aseguró que las primeras diligencias fueron "concienzudas", aunque reconoció que "pudo haber errores" de enfoque en la investigación. Esta declaración apoya la tesis de la defensa de King, ejercida por el letrado Javier Saavedra, quien en las sesiones del juicio de la semana pasada trató de generar dudas en el jurado sobre las pesquisas policiales.
El oficial del instituto armado admitió que de haberse conocido en su momento la identidad del dueño de la colilla encontrada en el lugar donde fue asesinada Rocío "la conclusión hubiera sido diferente". Los restos de ADN no fueron identificados hasta que Tony King fue detenido por el asesinato de la joven de Coín (Málaga) Sonia Carabantes en septiembre de 2003. El comandante indicó que estos restos encontrados en la colilla de Royal Crown hallada en el lugar donde se produjo el crimen, en octubre de 1999, se cotejaron con registros policiales nacionales e internacionales. Sin embargo, el resultado fue que "el perfil biológico no era conocido".

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada