jueves, 14 de febrero de 2013

Un joven se confiesa responsable de cuatro asesinatos


En relación con el reciente descubrimiento de un segundo asesinato por el joven de veinticuatro años José Ignacio González García, hasta ahora presunto asesino de una niña de siete años en la pasada Nochebuena, y que más tarde se confesó autor del asesinato de don José María Larrinaga Aranguiz, de cincuenta años, ha trascendido de fuentes policiales que el mismo joven se ha declarado autor de otros dos asesinatos: del niño Agustín Malgarejo Navarro, de nueve años de edad, desaparecido en febrero de 1976 cuando jugaba junto al río en la localidad de Basauri, y de otro joven, al parecer de la misma edad del presunto autor, cuya identidad desconoce éste.La policía trata de hallar los cuerpos del delito. El del niño no puede ser localizado, por haberlo enterrado en el mismo lecho del río, en la orilla, y estos días el Ibaizábal baja con gran cantidad de agua.
Por otro lado, en la localidad de Basauri, donde está siendo muy comentada la acción criminal del joven domiciliado en aquella zona, se especula con otra posible acción criminal del mismo individuo, en relación con la desaparición de una mujer.
La policía investiga también este nuevo caso, dentro de la natural prudencia, ya que sería preciso hallar los cuerpos del delito para dar fiabilidad a las declaraciones de este joven, dada su minusvalía fisiea.
Lo más sorprendente del caso es que José Ignacio había comentado el pasado verano que había matado a un hombre (se trataba del señor Larrinaga Aranguiz) sin que sus compañeros de trabajo le dieran credibilidad.
En otro orden de cosas, la Audiencia Provincial de Vitoria ha dictado sentencia contra Tomás Morales, de veintiocho años, que en la noche del 18 de febrero del año pasado produjo la muerte del alguacil de Alegría (Alava) Pablo Urbina. El tribunal ha apreciado la atenuante de embriaguez en la conducta del acusado y le condena a doce años y un día de reclusión menor y a que indemnice a los herederos de la víctima con 1.300.000 pesetas. El condenado acababa de ser despedido de su traba o el día en que ocurrieron los hechos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada