jueves, 7 de febrero de 2013

La defensa siembra dudas sobre la investigación del 'caso Wanninkhof'

La defensa de Tony Alexander King adoptó ayer la estrategia de sembrar la duda entre el jurado acerca de la investigación que la Guardia Civil realizó sobre el asesinato de Rocío Wanninkhof tras la detención del ciudadano británico en 2003. En la cuarta jornada del juicio sobre la muerte de la joven de Mijas (Málaga), ocurrida en octubre de 1999, la ex esposa de King aseguró que ya entonces sospechó que el inglés era el autor del crimen.
La sesión matutina del juicio acogió los testimonios de distintos guardias civiles que investigaron el asesinato de Rocío y que no pudieron testificar el día anterior por el prolongado interrogatorio a que fueron sometidos otros cuatro compañeros suyos.
El primero en declarar fue el capitán que investigó a Tony King desde septiembre de 2003, después de que fuera detenido acusado de matar a la joven de Coín Sonia Carabantes. Este oficial afirmó, al igual que hicieron el miércoles los otros miembros del instituto armado, que King se confesó autor en solitario de ambos crímenes y que ni en el lugar del crimen ni en los sitios en los que fue depositado sucesivamente el cadáver de Rocío se encontraron restos de otras personas que pudieran haber participado en la muerte de Rocío. El agente añadió que King realizó su confesión libremente y sin sufir presiones de ningún tipo.
A preguntas del fiscal, el capitán aseguró que Robert Graham -cuya acusación de encubrimiento fue sobreseida- confesó que la misma noche del crimen su amigo Tony King le informó de que "había sido muy duro" con "una chica" y de que la había dejado "inconsciente o muerta". Según el oficial, cuando Graham fue arrestado, en septiembre de 2003, contó a los agentes que no recordaba si acompañó a King al lugar de los hechos, pero que si lo hizo fue "amenazado" por él, que tenía un cuchillo.
De acuerdo con el testimonio del capitán, Graham solicitó a los agentes que le interrogaban declarar bajo hipnosis para recordar mejor lo sucedido. La Guardia Civil aceptó, y en la nueva declaración el amigo de King confirmó los datos que facilitó en la anterior confesión. El abogado de Tony King, Javier Saavedra, profundizó en su interrogatorio al oficial sobre esta sesión de hipnosis. El capitán señaló que en la regresión hipnótica, que consta en el sumario, Graham dijo que una tal "Dolly" había estado en un coche con él y con Tony King y que ésta "no paraba de apuñalar" a Rocío.
Sin conexión
El agente aseguró que los investigadores comprobaron "el entorno de las relaciones de King y Graham y lo más parecido a Dolly era Loli Vázquez". Tras indagar en la relación entre las tres personas el instituto armado "descartó" una posible conexión entre ellas.
Además, el doctor en Psicología que dirigió como perito la sesión de hipnosis "dijo que cabía la posibilidad de mentir en esta regresión", por lo que no se tuvo en cuenta el nuevo dato que podía incriminar a Dolores Vázquez. Esta mujer, ex compañera sentimental de la madre de Rocío, Alicia Hornos, pasó 17 meses en prisión condenada por matar a la joven de Mijas antes de que el Tribunal Superior de Justicia de Andalucía y el Tribunal Supremo anularan la sentencia por estar insuficientemente motivada.
El interrogatorio del resto de los miembros de la Guardia Civil sirvió para que la defensa arrojara dudas sobre la investigación del crimen que hizo el instituto armado comparando elementos de la primera declaración que hizo King al ser detenido con los datos objetivos que constan en el sumario. Entre las piezas que, según Saavedra no coinciden está el hecho de que Tony King se autoinculpara de asestar "dos o más" puñaladas a la joven de Mijas en el abdomen, con que el cadáver presentara 11 navajazos, la mayoría de ellos concentrados en la espalda. Otro hecho que chirría para el letrado es que King dijera que usó entre tres y cinco litros de gasolina para quemar el cadáver en el paraje marbellí de los Altos del Rodeo, y que en la zona sólo se registraran unas pocas hojas con apariencia de haber sido quemadas.
La sesión de la tarde tuvo como protagonista a Cecilia Pantoja, ex esposa de Tony King, que manifestó que cuando se enteró de la desaparición de Rocío Wanninkhof ya tuvo "cierta sospecha" de que su marido era el autor del crimen. "Era una intuición que te pega en el estómago", aseguró Pantoja, a quien le llamó poderosamente la atención que la noche del crimen King se duchara, se cambiara de ropa, limpiara muy bien el baño y saliera de casa de nuevo tras pedirle el coche a una vecina. "Busqué la ropa que llevaba esa noche y alguna prueba más", aseguró la mujer, "pero no encontré nada".
La ex esposa de King afirmó que cuando se cometió el asesinato de Rocío ambos conyuges fumaban cigarrillos Royal Crown. Una colilla de esta marca de tabaco fue hallada en el descampado de Mijas donde supuestamente King mató a la joven.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada