jueves, 7 de febrero de 2013

El jurado concluye que Tony King asesinó a Rocío Wanninkhof pero que no lo hizo solo

Tony King asesinó con alevosía el 9 octubre de 1999 a Rocío Wanninkhof, pero "no fue la única persona" que participó en el crimen. Tras 11 días de vista oral y 13 horas de deliberación, el jurado del segundo juicio del caso Wanninkhof concluyó que el británico mató a la joven de Mijas, aunque el veredicto asume gran parte de las tesis de la acusación particular, que ha mantenido durante el juicio la implicación de Dolores Vázquez, condenada sin pruebas en el primer juicio y que pasó 17 meses en prisión. El jurado descartó que King intentara agredir sexualmente a Rocío.

 

El jurado se había encerrado a deliberar en un hotel malagueño el pasado martes a las 11.00. Encima de la mesa, las seis mujeres y cinco hombres tenían un documento redactado por el presidente del tribunal, el magistrado José María Muñoz Caparrós, con nueve tesis acerca de la implicación de Tony Alexander King en los hechos.
La poca cantidad de preguntas y la concisión con que estaban redactadas indicaban que la discusión no se prolongaría mucho. Sin embargo, la deliberación se interrumpió el martes a las 20.00, para reanudarse ayer a las 10.00. Esta falta de acuerdo dio ciertas esperanzas al abogado de King, Javier Saavedra, que ha basado su defensa en sembrar "dudas razonables" sobre el papel de su cliente en crimen.
Finalmente, el jurado comunicó sobre las 14.00 de ayer que tenía el listo el veredicto. A las 14.15 entró King en la sala del jurado de la Audiencia Provincial de Málaga y el portavoz del tribunal popular comenzó a desgranar uno a uno los puntos de la deliberación.
La sorpresa llegó en el primer punto, que consistía básicamente en el relato de hechos del fiscal, Antonio González. El representante del ministerio público sostuvo durante toda la vista que King era el autor único del apuñalamiento de Rocío Wanninkhof en Mijas y el traslado del cadáver. Según el fiscal, King llevó el cuerpo en primera instancia a un descampado de Mijas y finalmente al paraje marbellí de los Altos del Rodeo, a 32 kilómetros del lugar del crimen y donde fue hallado el cuerpo 24 días después, el 2 de noviembre de 1999.
"Una persona conocida"
El jurado, con siete votos a favor y dos en contra, aceptó esta versión, pero introdujo una modificación fundamental: King "no fue la única persona" que participó en el crimen. Los miembros del tribunal basan este veredicto en primer lugar en un pañuelo de papel con manchas de sangre de Rocío hallado en el lugar del asesinato. Según el jurado, este pañuelo le fue ofrecido a la joven "por una persona conocida".
Además, el reguero de sangre que dejó el cadáver al ser llevado a un montículo próximo al lugar del crimen indica, para el jurado, que otras personas arrastraron el cadáver junto con King, cuyos restos de ADN fueron encontrados tanto en el sitio del asesinato como en el lugar donde fue abandonado el cuerpo sin vida de Rocío.
Precisamente, el jurado estima que, en la zona de Los Altos del Rodeo, el cadáver fue arrojado por encima de una valla, lo que requirió el concurso de más de una persona. Además, en ese lugar, un tío de Rocío pensaba abrir un negocio de hostelería. Según el tribunal popular, el hecho de que el cadáver de Rocío fuera abandonado en esa zona, de difícil acceso, indica que los autores del crimen querían hacer daño a la familia.
Esta modificación sustancial se vio reforzada en el punto séptimo. Por cinco votos contra cuatro el jurado se mostró de acuerdo con la tesis expuesta por el abogado de King de que el británico actuó "acompañado de otras personas". La familia Hornos, que durante la vista oral ha mantenido que Rocío fue asesinada por Dolores Vázquez, ex compañera sentimental de la madre de la víctima, acogió con alborozo este veredicto.
El jurado fue unánime al señalar que King cometió el crimen con alevosía, ya que se aprovechó de que Rocío estaba aturdida después de que el británico la golpeara, y estuvo de acuerdo sin fisuras en considerar un agravante que el ataque se produjera en un descampado poco iluminado. Además, todos los miembros rechazaron que el acusado tuviera las facultades mentales alteradas en el momento del crimen. Finalmente, el tribunal popular se opuso a la solicitud de un indulto para King.
Después de que el jurado desechara la acusación de tentativa de agresión sexual que imputaban a King tanto el fiscal como la acusación, llegó el momento de fijar las peticiones de pena para el británico, en prisión desde el 18 de septiembre de 2003 por el asesinato de la joven Sonia Carabantes. El ministerio público solicitó 20 años de cárcel, al igual que la acusación, que insistió en que King cumpla íntegramente su condena "como los terroristas". Por su parte, el abogado solicitó la pena mínima en caso de asesinato, 15 años, ya que "no es lo mismo ser autor de un delito que ser coautor".

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada